10 de agosto de 2022

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.Jesús Hellín - Europa Press

La votación, en el aire

La llamada de Montero al vicesecretario de Economía del PP que acabó en fiasco

Los populares advierten a Sánchez sobre la votación de este jueves: «Pensar que nos acabaremos absteniendo a cambio de nada parece un poco irresponsable»

Mucho tendrían que cambiar las cosas de aquí a este jueves en torno a las tres de la tarde -hora prevista para la votación- para que el PP vote a favor de la convalidación del decreto anticrisis del Gobierno.
Más bien, a estas alturas, si hay algo descartado es que el grupo parlamentario popular vote a favor. Como mucho, se abstendría. Y desde la dirección del PP ya advierten a Pedro Sánchez que no debería especular con una votación tan seria. «Pensar que nos acabaremos absteniendo a cambio de nada parece un poco irresponsable», según esas fuentes.
Aunque ha habido cambio de liderazgo del PP, el presidente del Gobierno sigue siendo el mismo. Y sus métodos, también.
Los populares lo conocen y, aun así, nunca deja de sorprenderlos. El martes por la tarde, por orden de Sánchez, la ministra de Hacienda telefoneó al vicesecretario de Economía del PP. Fue una llamada breve, y también un fiasco.
María Jesús Montero pidió a Juan Bravo que apoyaran el decreto anticrisis. El popular le respondió que estaban abiertos a hacerlo, siempre y cuando Sánchez acepte alguna de las propuestas que Alberto Núñez Feijóo le hizo llegar el pasado viernes, contenidas en el Plan en defensa de las familias y la economía de España.
Para su sorpresa, y según fuentes de la dirección del PP, la ministra respondió que no lo habían estudiado. En línea con lo que la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, había afirmado poco antes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros; cuando aseguró que el Ejecutivo «estudiará el documento con interés», reconociendo implícitamente que no lo habían hecho.
«Es el Gobierno el que tiene que buscar el camino. Lo que no puede decir es ‘apóyame’, sin más», añaden las mismas fuentes. Que, no obstante, recuerdan que aún «hay tiempo».
Este mismo miércoles, Bravo ha remitido una carta a la ministra en la que pide al Gobierno que, «a cambio de facilitar la aprobación del decreto, tramite el texto como proyecto de ley, se comprometa por escrito a que sea en este periodo de sesiones, e incorpore los cuatro aspectos básicos que el PP establece para solucionar el problema económico que afronta el país: una rebaja de impuestos a las rentas medias y bajas, una bajada en el IVA para la electricidad de acuerdo con las normas comunitarias, una gestión eficiente de los fondos europeos y una reducción en el gasto burocrático y político del actual Gobierno», según fuentes populares.
La amenaza de ERC de votar en contra y el «no» de Ciudadanos (Cs fue el plan B que el Gobierno usó con la reforma laboral) han puesto muchas miradas en el PP de cara a la votación de este jueves.
Para Feijóo es una decisión política importante. Si su partido vota «no», el Ejecutivo ya tiene el argumentario preparado: el «nuevo PP», dirán, se parece mucho al «viejo PP». Pero tampoco es solución una abstención sin contrapartida.
Lo que sí afirman los populares con rotundidad es que su voto no estará condicionado por el de otros partidos. Aunque en estas horas decisivas todas las formaciones se miran de reojo y miran al Gobierno.
Comentarios
tracking