26 de septiembre de 2022

Un bombero observa las llamas de un incendio declarado en Burgos

Un bombero observa las llamas de un incendio declarado en BurgosEFE

¿Quién causa los incendios? No existe un perfil determinado

La mayoría de las condenas a causantes de incendios son por imprudencias, aunque también las hay por piromanía

En España no hay un perfil concreto de persona que provoca incendios porque las causas pueden ser múltiples, como reflejan las condenas de los causantes de fuegos que se encuentran en estos momentos en prisión.
Entre las causas que han hecho que estas personas provoquen los incendios destaca «desde el que quema para aprovechamiento agrícola, hasta el que se la va la mano por una imprudencia pasando por el que disfruta contemplando el fuego, tiene un deseo irrefrenable de quemar e, incluso, las llamas llegan a excitarle sexualmente», según EFE.

Negligencias

De hecho, las negligencias son la causa más habitual de los incendios. La última memoria de la Fiscalía sobre este tipo de incidencias, publicada en 2020 con datos de 2019, advertía de que las quemas de residuos forestales o las quemas para la regeneración de pasto se situaban como la primera de las «negligencias causantes de incendios forestales con detenido/investigado». Según explicaba, ese había sido el origen del 53,58 % de los sucesos clasificados bajo este epígrafe, confirmando así un problema que se repite año tras año.
Es una causa que se encuentra muy por delante del resto ya que le siguen los fuegos provocados por el manejo de maquinaria (19,45 %) y los que se determinaron que había tenido una «causa eléctrica» (7,17 %).

Pirómanos

De esta forma, es imposible establecer un perfil concreto. Tan solo existen ciertos parámetros que se repiten en el caso de los fuegos provocados por pirómanos, es decir, aquellos causados por la falta de control del deseo irrefrenable de quemar.

El pirómano emplea el fuego para afrontar tensiones de la vida cotidianaElena TortosaCriminóloga

La criminóloga Elena Tortosa estableció en un estudio publicado en 2017 que los principales resultados de este trabajo demuestran que «la piromanía es un trastorno infrecuente, con una prevalencia estimada entre el 0 y el 4 % en la población general. Entre los factores de riesgo se han destacado el rol de la disfunción familiar, el abuso sexual en la niñez, discapacidad intelectual, baja autoestima, abuso de alcohol y trastornos de la conducta. Se ha constatado que los pirómanos son individuos con desajustes emocionales, poco sociables. Los hallazgos respaldan la relación entre la reincidencia en la provocación de incendios y la psicosis, el trastorno de personalidad y el abuso de sustancias».
La criminóloga continúa considerando que «la piromanía se asocia con elevadas tasas de comorbilidad psiquiátrica. La relación entre provocación de incendios e ideaciones suicidas, depresión, problemas interpersonales, ira o venganza como motivación y ausencia de planificación sustenta la idea de que el fuego se emplea para afrontar tensiones de la vida cotidiana».
Comentarios
tracking