28 de septiembre de 2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente autonómico valenciano, Ximo Puig, este viernes en Valencia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente autonómico valenciano, Ximo Puig, este viernes en ValenciaEuropa Press

Comunidad Valenciana  Puig exige a Sánchez que castigue a las comunidades que bajen impuestos

El presidente del Gobierno y el valenciano han mantenido un encuentro inesperado en el que la fiscalidad ha centrado buena parte de la reunión

El debate sobre la necesidad de subir o bajar impuestos en España sigue subiendo de tono. En este sentido, el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, ha aprovechado un fugaz encuentro con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para exigirle que castigue a las comunidades autónomas que bajen impuestos.
De este modo, el dirigente valenciano le ha reclamado a su jefe de filas que si hay algunas regiones «que pretenden el desarme fiscal, que el esfuerzo fiscal también se compute a la hora de distribuir los ingresos del Estado».

Puig cambia el paso

Las palabras de Puig, que en los últimos días sigue teniendo un protagonismo especial en la atención mediática, pueden marcar un antes y un después en la hoja de ruta socialista. Si bien hace apenas dos semanas anunció que en la Comunidad Valenciana se disponía a emprender una «rebaja fiscal», el paso adelante dado por Juanma Moreno, la oposición de Moncloa y Ferraz le han obligado a cambiar el discurso.
Aunque con el presidente andaluz comparte causas comunes como la exigencia de la reforma del modelo de financiación autonómica, Puig asegura que la supresión del impuesto de Patrimonio por parte del popular «oportuno no parece».
Para Puig, en respuesta a que fue el Gobierno de Rodríguez Zapatero el que lo eliminó a nivel nacional, este impuesto tenía utilidad «en otro tiempo», pero «desde luego» no tiene sentido eliminarlo «ahora».
En opinión del presidente valenciano, que al igual que Sánchez en su Consejo de Ministros, mantiene el Gobierno más caro de la historia de la región, la supresión del impuesto de Patrimonio y otros supondría seguir «endeudando las arcas públicas».
Asimismo, Puig ha seguido repitiendo los argumentos que viene afirmando en las últimas semanas, tales como que han de pagar más «los que más tienen» o que ha de cumplirse «aquello que pone en la Constitución».
Respecto al debate sobre la recentralización de impuestos provocado por el ministro Escrivá, el jefe del Consell ha vuelto a utilizar el eufemismo y ha apostado por «armonizar tributos». En este sentido, ha reprochado a Moreno Bonilla que la supresión de Patrimonio «no tenga nada que ver con la fiscalidad», sino con la «utilización partidista de la misma».
Para Puig, la eliminación de este gravamen llega «en el peor momento» y ha acusado al presidente andaluz –y también a Isabel Díaz Ayuso- de intentar provocar revoluciones «que acaban en un vaso de agua». «Todo mensaje negativo es simplemente un ataque directo a lo que representa la democracia», ha señalado Puig.
Comentarios
tracking