Fundado en 1910

15 de junio de 2024

El lendakari Urkullu durante una visita a la Farmacia Sociosanitaria de Euskadi

El lendakari Urkullu, durante una visita a la Farmacia Sociosanitaria de EuskadiGobierno vasco

El nivel más básico de euskera computa igual que un doctorado para ser sanitario en el País Vasco

El Gobierno vasco trata de imponer el euskera regando de puntos su conocimiento respecto a los demás idiomas

El 12,6 % de los vascos, navarros y vascofranceses usan habitualmente el euskera según el último estudio oficial de uso de este idioma encargado por el Gobierno vasco conocido este mismo verano. Su uso en el País Vasco no es mucho mayor. Guipúzcoa es la provincia más vascoparlante, con un 31 % de la población, mientras que en Vizcaya, la provincia más poblada, se sitúa en el 9 % y en Álava apenas un 5 % de la población utiliza este idioma de forma habitual. Son unos datos que llevan estancados prácticamente 35 años, desde 1989.

De ahí que el Gobierno vasco, gobernado por el PNV junto con los socialistas, se empeñen en promocionar este idioma. El impulso que se ha dado a la educación en euskera no ha dado sus frutos. Se ha extendido el conocimiento de este idioma pero no su uso. Por eso, está implantando una segunda vía para promocionar su conocimiento: un premio sobredimensionado a la hora de hacer oposiciones para el funcionariado vasco.

De hecho, según la baremación de las últimas oposiciones a sanitarios celebradas en el País Vasco, vale lo mismo que tengas un doctorado que tener un nivel B1, el más bajo, en conocimiento de euskera, 9 puntos cada uno. Incluso este premio se duplica si el nivel de euskera alcanzado es de un B2, 18 puntos, por lo que el interesado debería tener dos doctorados relacionados con el puesto al que aspira para igualar un simple B2 de euskera (hay dos niveles por encima de éste).

O euskera o doctorado

Si en vez de tener un doctorado se tiene una formación inferior, la puntuación ya se desploma. Así un grado de licenciatura necesita sacar un sobresaliente o matricula de honor para obtener 3 puntos. Los expertos universitarios tendrán 5 puntos de mérito.

La excusa para imponer el euskera en la Administración Pública es que todos los ciudadanos tienen derecho a ser atendidos en el idioma que prefieran cuando, hay que recordar, sólo el 12,6 % de los vascos utilizan este idioma. Sin embargo, no se da la misma facilidad con otros idiomas. De hecho, por mucho inglés, francés o alemán que una persona sepa, aunque tenga un nivel bilingüe, lo máximo que puede obtener es 1,5 puntos por idioma hasta un máximo de 3 puntos en el caso de saber más idiomas. Es decir, el conocimiento de un nivel medio de euskera (el B2) vale diez veces más que conocer cualquier otro idioma.

De esta forma, se dan circunstancias tan curiosas como que un médico con un doctorado necesita dar clases como catedrático durante 9 años para igualar la puntuación que obtendría un médico sin doctorado pero que supiese euskera, ya que los catedráticos obtienen 1 punto por año trabajado. Si en vez de catedrático, ese médico con un doctorado fuera simplemente profesor o profesor asociado pero sin cátedra, necesitará impartir clases universitarias durante 18 años.

Comentarios
tracking