30 de enero de 2023

Yolanda Díaz, Irene Montero e Ione Belarra

Yolanda Díaz, Irene Montero e Ione BelarraEFE

Una relación tormentosa

Podemos y Yolanda Díaz entran en punto muerto: le exigen una coalición que ella jamás aceptará

Los morados tienen prisa por cerrar cuanto antes los términos de un acuerdo con la vicepresidenta segunda que parece más lejano que nunca. No quieren 'migajas electorales'

Yolanda Díaz y Podemos empiezan el nuevo año como terminaron el anterior: inmersos en una pugna por el poder que ninguno de los actores implicados se esfuerza en disimular. Más bien al contrario: que azuzan públicamente.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, dejó este miércoles claro cuál es la intención del partido que fundara Pablo Iglesias y que el ahora tertuliano sigue manejando desde la sombra: Podemos aspira a una coalición electoral con Sumar de igual a igual; no a integrarse en la plataforma que está montando la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo.
«Podemos puede hacer, y yo creo que todavía es posible, un acuerdo de coalición con Sumar. Yolanda ha montado su partido. En este espacio político siempre hemos sido diferentes partidos y formaciones que hemos llegado a acuerdos respetándonos las unas a las otras. Creemos que es posible un acuerdo de coalición, y es por lo que vamos a trabajar, entre Podemos y Sumar», señaló en una entrevista en la SER.
En la misma, Montero también urgió a Díaz a negociar «cuanto antes». «Deberíamos hacerlo ya», añadió. Iglesias sospecha que Pedro Sánchez podría estar pensando en adelantar las elecciones generales a abril siguiendo el mismo guion que en el año 2019, de ahí las prisas de Podemos, como ha venido contando El Debate.
Y, si no hay adelanto, antes de las generales se celebrarán las municipales y autonómicas del 28 de mayo, a las que no se presentará Sumar pero sí Podemos. Los morados temen que unos malos resultados en las urnas –como ya les ocurrió en Andalucía, Castilla y León, la Comunidad de Madrid y Galicia– les reste fuerza y capacidad de negociación ante Díaz. Por eso quieren firmar el contrato antes.
Una de las claves será comprobar el grado de implicación de la gallega en la campaña de las municipales y autonómicas, puesto que en la de las elecciones andaluzas y castellanas y leonesas (los dos precedentes más recientes) su presencia fue prácticamente testimonial.

O lo toman, o lo dejan

La titular de Trabajo, por su parte, se considera legitimada –el propio Iglesias la designó candidata in pectore en su día– para hacer sus candidaturas y descartes. Y lo que pretende decirle a Podemos es que o lo toma, o lo deja. Porque, ante una ruptura, Podemos estaría solo y ella, acompañada: por algo se ha ido ocupando Díaz de tejer alianzas con Izquierda Unida, los Comunes, el PCE, Compromís y hasta Más País.
La socia de Pedro Sánchez reúne este jueves a los 35 grupos de trabajo que designó para articular su «proceso de escucha» con la sociedad, como así lo ha venido en llamar. El viernes dará un mitin en Tarragona y el sábado, en Barcelona, en un acto en el que estará acompañada por Ada Colau y por el ministro de Universidades, Joan Subirats.
La alcaldesa de la ciudad condal fue, desde el principio, uno de los principales apoyos de Díaz y su proyecto, con el que ya ha recorrido una docena de ciudades. De momento, la fundadora de Sumar sigue sin oficializar su candidatura a las elecciones generales, pero se espera que lo haga en las próximas semanas. A partir de ahí comenzará la negociación con Podemos.

Podemos está dispuesto a romper con Yolanda Díaz y presentarse solo antes que aceptar 'migajas'

Pablo Iglesias, Irene Montero e Ione Belarra, que son quienes mandan en el partido morado, están dispuestos a romper con Yolanda Díaz y presentarse por su cuenta a las elecciones generales antes que aceptar «migajas electorales». Su candidata sería la ministra de Igualdad, la bala de plata que no querrían tener que disparar.
Ya ocurrió hace tres años. En enero de 2019, después de que Íñigo Errejón anunciara su candidatura a la Comunidad de Madrid, parte de la cúpula de Podemos intentó convencer a Iglesias para que no presentara candidatura contra su examigo, por no dividir el voto. Pero Iglesias se escudó en la «hoja de ruta que marcaron los inscritos» de la formación para continuar con el choque de trenes. Y vaya si chocaron.
No obstante, todos ellos saben que eso multiplicaría las opciones de la izquierda de ir directa a la oposición. «Si Podemos y Sumar van juntos, podrá haber Gobierno de coalición en España. Si van separados y Sumar oye los cantos de sirena de cierta progresía mediática que les dice 'no, vosotros id solos', no habrá Gobierno de coalición en España, y esto es una evidencia demoscópica», señaló Iglesias el lunes. Culpando de antemano a Díaz de que eso pasara.
Comentarios
tracking