Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Emiliano García-Page, junto al vicepresidente de la Junta, (1i), que es uno de los querellados, y la ministra de Hacienda

García-Page, junto al vicepresidente de la Junta, (1i), que es uno de los querellados, y la ministra de HaciendaEuropa Press

El Gobierno de Castilla-La Mancha habría pagado un sobrecoste de más de un 1.000 % en la compra de caudalímetros

La denuncia de más de 3.000 agricultores contra el Gobierno de Castilla-La Mancha alerta de un presunto «engaño». Los querellantes denuncian que el Ejecutivo invirtió 7 millones de euros en adquirir 2.600 caudalímetros, lo que equivaldría a 2.692,30 euros la unidad cuando el precio medio de mercado son 220 euros

La querella de más de 300 folios presentada por más de 3.000 agricultores de la región contra el expresidente del Gobierno, José María Barreda, y el actual vicepresidente de Emiliano García-Page, José Luis Martínez Guijarro, entre otros, desvela ejemplos que ponen sobre la mesa algunas cuestiones de la supuesta malversación de más de 1.200 millones de euros procedentes de fondos europeos que habría realizado el ejecutivo castellanomanchego.

Representantes de los querellantes, la CUAS Rus-Valdelobos, en conversación con este medio, aseguran que en enero del año 2008 se firmó un convenio, por valor de 7 millones de euros, cuyo objeto fue la «instalación y el mantenimiento de sistemas de control de los volúmenes de agua», es decir, el sistema conocido como caudalímetros. Según los querellantes, la Confederación Hidrográfica del Guadiana «tenía la obligación de desarrollar una aplicación de gestión, que nunca se llevó a cabo, y que serviría como un soporte receptor automático de los datos del campo».

Debido a la inexistencia de esta condición obligatoria, a finales de enero del año 2022, los querellantes solicitaron toda la documentación que tenía que ver con esta acción, así como el número de caudalímetros instalados.

La Confederación Hidrográfica del Guadiana tan solo les informó del número de aparados instalados: 2.633. Un volumen insignificante teniendo en cuenta los siete millones de euros invertidos. Si uno hace la cuenta del dinero invertido por los caudalímetros adquiridos el resultado concluye que cada contador habría salido a 2692,30 euros la unidad.

Un precio de mercado de 220 euros

En aras de poder demostrar el sobrecoste, los querellantes aportaron a la causa las tarifas de referencia de contadores según modelo y diámetro, señalando un importe medio según mercado de 220 euros (en función de los diámetros)

Según los cálculos, con el dinero recibido al precio que marcada el mercado la operación hubiera sido muy distinta y habría posibilitado la instalación de más de 31.000 unidades. Concretamente, 31.818 caudalímetros podrían haber sido comprados, una cifra muy alejada de los adquiridos, lo que que constituye, según la Comunidad de Usuarios Rus-Valdelobos, un «engaño». Una situación que culminó con la invalidación de esos caudalímetros pocos años después por no contar con la certificación que se exigía.

Otras cifras millonarias

Desde la CUAS Rus-Valdelobos ponen el foco en dos proyectos millonarios también procedentes de fondos europeos: «la nueva apertura del Consorcio del Plan Especial del Alto Guadiana, con otra dotación que anunciaron en septiembre del pasado año de otros 250 millones procedentes de fondos europeos.

Y por otro lado, la adjudicación «de manera directa a las empresas Tragsa y Tragsatec de 850 millones de euros para la planificación Hidrológica», que desde la agrupación destacan que «solo podrían haber asumido personal público», concluyen.

Comentarios
tracking