Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Irene Montero junto a Noelia Vera, que dimitió como su número dos en octubre de 2021

Irene Montero junto a Noelia Vera, que fue su primera secretaria de Estado de IgualdadEFE

Fichaje sorpresa

La nueva jefa de prensa de Yolanda Díaz cobró una indemnización de 150.000 euros por 21 meses de trabajo en Igualdad

La que fuera la primera secretaria de Estado de Igualdad de Irene Montero, Noelia Vera, ha vuelto a la política después de dimitir en octubre de 2021. Lo ha hecho tras agotar la prestación

Touché. El fichaje de la que fuera secretaria de Estado de Igualdad ha sido el último golpe de Yolanda Díaz a Irene Montero. Uno póstumo además, una semana después de que Montero cediera la cartera ministerial a su nueva responsable, la socialista Ana Redondo.
La socia de Pedro Sánchez ha reclutado a Noelia Vera como su directora de Comunicación en la Vicepresidencia Segunda y en el Ministerio de Trabajo. Puesto que, a la anterior, Virginia Uzal, la ha ascendido a jefa de su Gabinete.
Vera ha vuelto a trabajar cuando se le ha agotado la indemnización por cese que ha estado cobrando durante casi dos años tras abandonar la Secretaría de Estado de Igualdad y para la Violencia de Género. En concreto, entre el 1 de noviembre de 2021 (cuando empezó a percibirla) y el 27 de julio de 2023 (cuando se le acabó el derecho) se embolsó 148.983,32 euros, según los datos del Portal de la Transparencia. A razón de 7.306,02 euros mensuales.
El dinero recibido por la nueva directora de Comunicación de Yolanda Díaz

El dinero recibido por la nueva directora de Comunicación de Yolanda DíazPortal de la Transparencia

La nueva jefa de prensa de Díaz fue la primera secretaria de Estado de Igualdad que nombró Irene Montero, en enero de 2020. Por aquel entonces, ambas eran inseparables. Vera había sido antes portavoz de Podemos y persona de la total confianza no solo de la ministra, sino también de Pablo Iglesias.
En octubre de 2021 dimitió alegando «motivos personales». Necesitaba «tomar aire y emprender otros caminos», explicó entonces. Le sustituyó Ángela Rodríguez, conocida como «Pam».
Ese otro «camino» fue acogerse a la indemnización por cese a la que legalmente tenía opción. Cuando un alto cargo abandona el Gobierno, ya sea voluntariamente o no, tiene derecho a una indemnización del 80 % de su salario por el mismo tiempo que haya ocupado el cargo, hasta un máximo de dos años.
En el caso de Vera fueron 21 meses de trabajo. Se trata de una compensación que el interesado tiene que solicitar al Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática. Y es, asimismo, incompatible con cualquier otra remuneración, ya sea pública o privada.
Por ejemplo, Ione Belarra no la puede solicitar ahora porque, aunque ha cesado como ministra de Derechos Sociales, seguirá siendo diputada esta legislatura. Por el contrario, sí la pueden solicitar Irene Montero y Ángela Rodríguez, pero por ahora el Portal de la Transparencia no ha publicado información al respecto.
Hay ex altos cargos que no piden la indemnización por cese en ningún momento, hay otros que la piden y cuando encuentran otro trabajo dejan de percibirla (como hizo Iglesias, que cobró 5.316,42 euros mensuales entre abril y septiembre de 2021) y hay quienes la solicitan y la apuran hasta el último día. Éste ha sido el caso de Noelia Vera. Solo cuatro días después de las elecciones generales, se le agotó. Ahora vuelve a la carretera política de la mano de la mujer a la que Iglesias y Montero culpan de casi todos sus males. O de todos.
Comentarios
tracking