27 de mayo de 2022

El consumo alcohol durante el embarazado aumenta el riesgo de aborto espontáneo

El consumo alcohol durante el embarazado aumenta el riesgo de aborto espontáneoGTRES

Salud

No existe ninguna cantidad de alcohol segura durante el embarazo

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia insiste en que no y, además, la recomendación a todas las mujeres que deseen quedarse embarazadas es no consumir bebidas alcohólicas

El consumo de alcohol durante el embarazo es un factor de riesgo que puede producir muerte fetal, aborto espontáneo, parto prematuro, retraso del crecimiento intrauterino, y bajo peso al nacer. Excluyendo las causas de origen genético, el alcohol es el factor más importante para la aparición de alteraciones mentales y del comportamiento. De hecho, está considerado como la primera causa prevenible no genética de retraso mental en el mundo occidental.
La gravedad del daño debido al consumo de alcohol durante el embarazo depende, principalmente, de la dosis consumida, del tiempo y del patrón de consumo, así como de la susceptibilidad genética individual.
Uno de los resultados potenciales más incapacitantes de consumir alcohol durante el embarazo es el riesgo de desarrollar el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), la forma clínica más grave y visiblemente identificable del Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF).

Abstinencia del padre y la madre

La única causa del TEAF es el consumo de alcohol durante el embarazo, en cualquier momento, incluso desde antes de la concepción. Por lo tanto, la única recomendación acorde con esa evidencia es no consumir alcohol desde el momento que la mujer decide quedarse embarazada.
Esta recomendación alcanza, en el período preconcepcional, al padre. Su colaboración y apoyo durante la gestación, evitando también en este período el consumo de alcohol, favorecen la abstinencia en la madre.
La prevalencia de consumo de alcohol en mujeres durante la gestación en nuestro medio podría situarse entre un 40–60 %, según algunos estudios. Desarrollar estrategias de detección y prevención y políticas de información adecuadas es, por ello, fundamental.
En la información aportada a la mujer, es necesario no confundir la ausencia de evidencia con la evidencia de ausencia de riesgo. La falta de evidencia concluyente de daño de un consumo puntual no es lo mismo que evidencia de falta de daño.
En consecuencia, el único mensaje que SEGO recomienda trasladar a las mujeres es que, de acuerdo a la evidencia científica disponible, no existe ninguna cantidad segura de alcohol durante el embarazo.
Comentarios
tracking