Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Los sentimientos de inseguridad y la ansiedad frecuente pueden dañar su salud

Los sentimientos de inseguridad y la ansiedad frecuente pueden dañar su salud

'Los cinco lenguajes del amor'

Consejos para tener una conversación de calidad en el matrimonio

El autor de 'Los cinco lenguajes del amor', Gary Chapman, matiza que no es lo mismo pasar tiempo juntos, o intercambiar elogios o críticas, que aprender el arte de dialogar en familia

Cuando se habla de la necesidad de pasar tiempo de calidad en el matrimonio, pocas veces se cae en la cuenta de la necesidad de mantener «conversaciones de calidad», más allá de los planes o actividades concretas que se realicen. Un arte, el del diálogo conyugal, que no siempre resulta sencillo pero que resulta clave no sólo para prevenir y solucionar problemas, sino para garantizar la propia felicidad de los esposos.

Esa es, en síntesis, la conclusión a la que llegó el célebre consejero matrimonial Gary Chapman, autor de Los cinco lenguajes del amor, después de trabajar durante décadas con parejas que se quejaban de «incomunicación e incomprensión» por parte de uno de los esposos, incluso cuando cada día pasaban un rato contándose los pormenores de la jornada.

«Casi todos los individuos que se quejan de que sus cónyuges no conversan, no significa literalmente que nunca digan una palabra. Quiere decir que rara vez participan de un diálogo comprensivo. Y si el lenguaje primario del amor para tu cónyuge es el tiempo de calidad, tal diálogo es crucial para su sentimiento emocional de ser amado», explica Chapman, en alusión a los cinco modos de expresar y demandar amor que describe en la obra [tiempo de calidad, palabras de afirmación, regalos, actos de servicio y contacto físico].

Diferencia con las palabras de afirmación

La diferencia entre la «conversación de calidad» y las «palabras de afirmación» es radical, argumenta: «Las apalabras de afirmación se concentran en lo que decimos, mientras que la conversación de calidad se concentra en lo que escuchamos. Si te demuestro mi amor a través del tiempo de calidad, y vamos a pasar ese tiempo en la conversación, eso significa que me concentraré en sacarte más palabras, escuchando de manera comprensiva lo que tienes que decirme. Te haré preguntas, sin importunarte, y con un verdadero deseo de entender tus pensamientos, sentimientos y deseos», afirma.

Sin embargo, ni dentro ni fuera del matrimonio resulta sencilla esa escucha activa. «La mayoría de nosotros -reconoce este consejero y conferenciante estadounidense- tiene poca preparación para escuchar. Somos mucho más eficientes en pensar y hablar. Aprender a escuchar puede ser tan difícil como aprender un idioma extranjero, pero debemos aprender si queremos comunicar el amor».

Cinco consejos prácticos

Por ese motivo, Gary Chapman da cinco consejos prácticos que cualquiera puede poner en práctica para mejorar su «conversación de calidad» en el matrimonio (e, incluso, en cualquier otra situación de la vida):

  1. Mira a los ojos. «Mantén el contacto visual cuando habla tu cónyuge. Eso impide que tu mente vague y le asegura toda tu atención», explica Chapman.
  2. Enfoca la atención. «No escuches a tu cónyuge y hagas otra cosa al mismo tiempo. Recuerda, el tiempo de calidad es darle a alguien toda tu atención. Si estás haciendo algo y no puedes apartar de allí tu atención de inmediato, dile a tu cónyuge la verdad. Una estrategia positiva podría ser: ‘Sé que tratas de hablar conmigo y me interesa, pero quiero darte toda mi atención y no puedo hacer eso ahora mismo. Pero si me das diez minutos para terminar esto, me sentaré y te escucharé’. La mayoría de los cónyuges respetará una petición así», destaca el autor de Los Cinco Lenguajes del amor.
  3. Escucha los sentimientos. Gary Chapman aconseja que, ante una conversación, «pregúntate: ¿qué emoción está experimentando mi cónyuge?». «Por ejemplo: ‘me parece que te sientes desilusionada porque olvidé tal cosa’. Eso le da la posibilidad de aclarar sus sentimientos y también indica que escuchas con suma atención lo que te dice», remarca.
  4. Atento a sus gestos. Buena parte de lo que queremos comunicar lo hacemos de modo inconsciente a través de nuestros gestos. Por ese motivo, Chapman propone «observa el lenguaje corporal. Los puños apretados, las manos temblorosas, las lágrimas, el ceño fruncido y los movimientos de los ojos quizá te den pistas de cómo se está sintiendo el otro. A veces, el lenguaje corporal da un mensaje, mientras las palabras expresan otro. Así que pide aclaración para asegurarte de que sabes lo que está pensando y sintiendo de verdad».
  5. Niégate a interrumpir. «Investigaciones recientes indican que el individuo promedio solo escucha diecisiete segundos antes de interrumpir e intercalar sus propias ideas. Si te doy mi atención total mientras hablas, me abstendré de defenderme, lanzar acusaciones en tu contra o indicar de manera dogmática mi posición. Mi meta es descubrir tres pensamientos y sentimientos. Mi objetivo no es defenderme ni llamarte la atención», concluye Chapman.
Comentarios
tracking