05 de febrero de 2023

Jaime Mayor Oreja, recibiendo el premio Luchador por la Familia

Jaime Mayor Oreja, recibiendo el premio Luchador por la FamiliaUAO CEU

Jornada sobre Natalidad y Políticas de Ayuda a la Familia

Jaime Mayor Oreja: «La familia es la institución de la verdad por excelencia»

El presidente de NEOS y One of Us recibió en Barcelona el premio ‘Luchador por la Familia’ junto al italiano Vincenzo Bassi

«La familia es la institución de la verdad por excelencia», aseguró el presidente de Neos y One of Us, Jaime Mayor Oreja. Lo hizo este lunes, al recibir el premio ‘Luchador por la Familia’, en la categoría nacional. El galardón también reconoció en la categoría internacional la labor del presidente de la Federación de Asociaciones Familiares Católicas (FAFCE), Vincenzo Bassi.
Los premios ‘Luchadores por la Familia’, organizados por la Plataforma per la Família Catalunya-ONU celebran este año su 7ª edición, y reconocen la tarea de personas que trabajan en favor de la familia, en todos sus ámbitos. El acto tuvo lugar en la Universidad Abat Oliba (UAO) CEU, en Barcelona, y en él Mayor Oreja celebró que la familia es el lugar de la verdad «porque es donde somos lo que somos de verdad, y no lo que queremos aparentar».
«La familia –continuaba el premiado– te acerca a la realidad cotidiana, y es la institución que más y mejor educa, así como la que menos y peor puede maleducar». Para Mayor Oreja, la familia es –junto con la fe– uno de los dos pilares sólidos que se mantienen en su vida siempre, más allá de vaivenes. «La familia es la institución que te hace ser mejor persona», concluyó.

Un círculo virtuoso

Por su parte, el presidente de FAFCE insistió en que «luchar por la familia significa luchar por la realidad», y lamentó que haya ideologías que nieguen la realidad. Bassi defendió que las familias no pueden estar aisladas. «Como nos decía el papa Francisco, las familias necesitan salir de sí mismas, dialogar y encontrarse con los demás, para construir una unidad que no sea uniformidad, generar progreso y promover el bien común», señaló.
Bassi, que recogió el premio junto a su mujer y dos de sus hijos, planteó la necesidad de trabajar en red, y puso en valor la capacidad de las familias para responder a emergencias como la acogida de refugiados ucranianos o los confinamientos covid. De esta manera, señaló, las familias generan «un círculo virtuoso» y se convierten «en el combustible de nuestras comunidades, y no unos pasajeros que reivindican derechos especiales».
La entrega de premios se inscribía en el marco de la Jornada sobre Natalidad y Políticas de Ayuda a la Familia, organizada por la Plataforma per la Família Catalunya-ONU y el Instituto CEU de la Familia, en la UAO. El objetivo del evento es analizar y poner el foco en -según los organizadores- «uno de los puntos más críticos en las sociedades occidentales del siglo XXI», la natalidad y la cuestión demográfica.

Hungría y Polonia

El evento contó con una sesión dedicada a dos casos de éxito en lo referente a las políticas de apoyo a la familia: Hungría y Polonia. Katalin Tóth, embajadora de Hungría en España, señaló que su país ha dedicado en los últimos años en torno al 6,2 % del PIB en políticas de ayuda familiar, tanto directas como indirectas. «Es muy difícil adaptar totalmente las políticas a un contexto distinto al húngaro, pero siempre vale la pena dar un buen ejemplo», dijo.
Tóth detalló las distintas ayudas, y destacó los vínculos que el gobierno húngaro establece entre estas y el mercado laboral, así como las ayudas para conseguir vivienda. También defendió que Hungría defiende un modelo de familia donde la madre es la mujer y el padre, el hombre: «Eso no significa que seamos homófobos ni fascistas; no atacamos las relaciones homosexuales», apuntó, e insistió en que conciben la familia como un núcleo básico para construir la sociedad.
Vincenzo Bassi, recibiendo su premio junto a su mujer y dos de sus hijos

Vincenzo Bassi, recibiendo su premio junto a su mujer y dos de sus hijosUAO CEU

Por su parte, Bárbara Socha, viceministra polaca de Familia, detalló las medidas llevadas a cabo en su país, un esfuerzo que consideró «una inversión necesaria para el futuro de Polonia». Habló de varias iniciativas ya en marcha, y señaló que el camino no acaba aquí, sino que el Gobierno está trabajando en «crear un ambiente family friendly en todas las áreas de la vida en Polonia».
La directora del Instituto CEU de la Familia, Carmen Fernández de la Cigoña, introdujo esta sesión criticando la construcción de un «ambiente artificial y artificioso» en contra de la familia, a través de leyes como la llamada Ley Trans. «La cuestión no es que se den o no ayudas directas -que son necesarias-, sino generar un ambiente favorable a la familia, que vuelva a ponerla en valor y haga ver su belleza», reflexionó.

Gastar en familia, «una inversión»

El periodista y escritor Daniel Arasa, presidente de la Plataforma per la Família Catalunya-ONU, presentó la jornada centrándose en los políticos presentes en la sala, y recordó que eventos como este permiten a los votantes ser conscientes de qué posición tiene cada partido sobre la familia. Arasa agradeció a los políticos presentes el interés en un tema -la demografía- que es de largo recorrido, y va más allá del próximo horizonte electoral.
«Los recursos que se destinan a la familia son inversión», más que gasto, añadió Arasa. Por su parte, Rafael Rodríguez-Ponga, rector de la Universitat Abat Oliba CEU, destacó el papel de la universidad como lugar donde acoger en el debate académico las cuestiones sociales de relevancia.
Rafael Rodríguez Ponga

Rafael Rodríguez PongaUAO CEU

Hacia una «gerontocracia electoral»

«El panorama es desolador, por la baja natalidad y el desfase entre defunciones y nacimientos», apuntó Alejandro Macarrón, coordinador del Observatorio Demográfico del CEU, quien realizó una composición de lugar sobre el presente y futuro demográfico en España. «Estamos -señaló- en torno a 1,2 hijos por mujer, lo que significa que cada generación es un 45% menos numerosa que la anterior».
Macarrón destacó la importancia de la composición por edades de la población, y lamentó que la media de edad de la población española en 2022 ha incrementado hasta los 44 años. Que haya un porcentaje más grande de gente mayor implica -añadió- que «la democracia tiende a convertirse en una gerontocracia electoral», con un peso sobredimensionado del voto de los jubilados y sus intereses. «Poderoso caballero es el voto pensionista», ironizó.
El ponente también abordó la patata caliente de la inmigración, un factor crucial que mantiene a raya en cierta medida la subida la media de edad y la caída de la natalidad: el 20% de los nacimientos en España hoy son inmigrantes de primera o segunda generación, señaló Macarrón. «España se juega su futuro en integrar bien a la población inmigrante, en integrarles en los valores básicos de nuestra sociedad, como la igualdad entre hombre y mujer; si no, tendremos una fractura social como en Francia o Bélgica», concluyó.

Dudas sobre la Ley de Familias

Por su parte, el presidente de e-Cristians y coordinador de la Asamblea por la Vida, la Libertad y la Dignidad, Josep Miró i Ardèvol, planteó el poco interés que los gobiernos de España y las comunidades autónomas tienen en la natalidad. «España ocupa el puesto 30 de 38 en el ranking de ayudas a la familia de los países de la OCDE, con un 1,46 % del PIB: tendría que incrementar en 12.500 millones de euros la partida presupuestaria para llegar a esta media», señaló.
Miró i Ardèvol lamentó que las políticas familiares en nuestro país «son extraordinariamente dispersas», y advirtió de que la nueva Ley de Familias será «insuficiente», en lo cuantitativo y en lo cualitativo. «Esta norma certifica que existen muchos modelos iguales de familia, lo cual puede ser desde el punto de vista de los derechos… pero no de los resultados», dijo. «La función pareja-familia-hijos genera un bien para la sociedad, pero hoy defenderlo es pura contracultura; somos disidentes», aseguró.
Katalin Tóth

Katalin Tóth, embajadora de Hungría en EspañaUAO CEU

La tristeza de la mujer de éxito

«¿Por qué se ha producido a nivel social un desprestigio contra la maternidad?», se preguntaba a continuación María Calvo, profesora de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III. La autora de libros como La mujer femenina criticó que hoy las mujeres «están sometidas a otra horma: el ideal progresista de una mujer de éxito es no tener hijos», y lamentó que hoy los hijos se ven como un «fardo», una pérdida de libertad y de tiempo.
Para Calvo, esto genera un nuevo «malestar indescriptible», una situación que bautizó como «la tristeza de la mujer de éxito». La profesora criticó que se venda el aborto como una solución para deshacerse de esta carga, y tildó la reproducción asistida de «una de las mayores perversiones de la maternidad», ya que –señaló– la búsqueda de un hijo no puede hacerse a toda costa.
La jornada continuó con una sesión sobre ciudades family friendly en la que se abordó el caso de núcleos urbanos como Castelldefels, en Cataluña, o Trento, en Italia. El evento terminó con una sesión en la que varios candidatos a la alcaldía de Barcelona en las próximas elecciones municipales presentaron sus propuestas de apoyo a la familia.
Comentarios
tracking