15 de agosto de 2022

El duque de York, el pasado mes de abril

El duque de York, el pasado mes de abrilGTRES

El príncipe Andrés será finalmente juzgado por abusos sexuales a una menor

El juez Lewis Kaplan ha decidido que el hijo de la Reina Isabel II sea juzgado por la denuncia presentada por Virginia Giuffre, una de las víctimas del pedófilo Jeffrey Epstein

pésimas noticias para la Familia Real británica. Tras la vista del pasado 4 de enero, la Justicia de Estados Unidos ha decidido seguir para adelante con la denuncia por presuntos abusos sexuales interpuesta por Virginia Giuffre contra el príncipe Andrés después de que los abogados del royal tratasen por todos los medios que fuese desestimada. La supuesta víctima que cayó en las garras del fallecido pedófilo Jeffrey Epstein y su madama Ghislaine Maxwell le acusa, por la vía civil, de abusos cuando todavía era menor de edad.
Todos los esfuerzos para frenar esto no han servido. Los abogados del príncipe Andrés, dos de los mejores de Hollywood más su equipo de Reino Unido, no han conseguido evitar lo que parecía inevitable dadas las pruebas presentadas por la demandante y los distintos testimonios que han ido saliendo a la luz. Jugaron la baza del documento firmado por la presunta víctima con Epstein en 2009, en el que a cambio de una buena suma de dinero le eximía de todo incluyendo a terceros, pero al juez Lewis Kaplan no le ha parecido suficiente.
«No se puede decir que el acuerdo de 2009 demuestre, de manera clara e inequívoca, que las partes tenían la intención de que el instrumento 'directamente', 'principalmente' o 'sustancialmente' beneficiara al príncipe Andrés», se puede leer en el fallo del juez.
Anteriormente, el equipo legal intentó acusar a la supuesta víctima de hacerse pasar por residente de Estados Unidos cuando vive en Australia y así instar al Tribunal estadounidense a dictaminar que no tiene jurisdicción para escuchar la denuncia sexual. Pero eso tampoco ha sido motivo para que se desestime la denuncia.
Todavía no hay fecha para el que será sin duda el juicio del año, pero está previsto que tenga lugar a finales de año. Aunque entra dentro de las opciones que, dadas las circunstancias actuales, el príncipe Andrés intente llegar a un acuerdo con Giuffre para evitar el proceso judicial y verse en la tesitura de ser juzgado por un asunto tan feo como este. Lo que sí se sabe es que al ser una jurisdicción legal diferente no podrá ser obligado a acudir físicamente al juicio, aunque si se niega, su declaración será grabada en vídeo y retransmitida en el juicio. Ni que decir tiene que pase lo que pase, el royal necesitará mucho dinero para hacer frente al coste que todo esto implica y para ello ya ha vendido su chalé de Suiza. 
La decisión no estaba tomada pero después de la condena de culpabilidad de Ghislaine Maxwell hace un par de semanas, las cosas se habían puesto muy feas para el príncipe Andrés. Había muchas posibilidades de que el juez rechazase sus intentos de bloquear la demanda y finalmente así ha sido para disgusto de la Reina Isabel II, que empieza el año de manera nefasta con las dos recientes muertes de dos de sus más leales amigos y este revés judicial de su hijo. Lo cierto es que la ponen entre la espada y la pared al tener que elegir entre apoyar públicamente a Andrés o darle la espalda, como así ya ha hecho buena parte de la Familia Real británica. No quieren verse metidos en este charco tan feo. Es más, según ha dicho públicamente el abogado de la parte contraria, el príncipe Carlos, Meghan Markle y Sarah Ferguson podrían ser llamados a declarar como testigos.
Tras la noticia, el Palacio de Buckingham se ha negado a comentar nada por ser «un asunto legal en curso», aunque está claro que esto supone una gran mancha y más en el año de los festejos de Jubileo de Platino de la Reina Isabel II.
Comentarios
tracking