27 de mayo de 2022

El príncipe Andrés

El príncipe AndrésGTRES

El príncipe Andrés, desesperado: acelera la venta su chalet en Suiza para pagar la minuta de sus abogados ante la negativa de la Reina

Virginia Giuffre le interpuso una demanda por abusos sexuales cuando todavía era menor de edad

Decir que el príncipe Andrés está en su peor momento empieza a quedarse un poco corto. Con su reputación por los suelos y a la espera de que el juez Lewis Kaplan decida si continuar o no con la denuncia de abusos sexuales presentada por Virginia Giuffre contra el royal, este trata por todos los medios de buscar dinero para pagar a su carísima representación legal. Para ello está intentando acelerar la venta de su chalet de Suiza, en el lujoso resort de Verbier, que comparte con Sarah Ferguson.
Lo compraron en 2014 por algo más de 13 millones de euros y ahora está a la venta por 14. Desde el principio, la propiedad está algo gafada, ya que fueron demandados por la dueña inicial al no recibir la totalidad de la cantidad de dinero acordada durante la compraventa. Aunque ese asunto parece que está solucionado al haber llegado a un acuerdo.
Lo que está claro es que el príncipe Andrés necesita vender la casa para pagar a sus abogados de Hollywood, que estos días han tratado por todos los medios de que el juez que lleva el caso del royal lo desestime. Argumentaron en la vista oral celebrada el pasado 4 de enero que su cliente estaba blindado gracias a un acuerdo que firmó en 2009 la presunta víctima con el pedófilo Jeffrey Esptein, en el que exculpaba al empresario de cualquier futura demanda a cambio de una buena suma de dinero.
Un razonamiento que no parece haber convencido al juez, que por ahora no se ha decantado por desestimar el caso pero tampoco ha fijado fecha para el juicio. Las cosas se han puesto muy feas para el príncipe Andrés y más después de que Ghislaine Maxwell fuese declarada culpable de tráfico sexual y otros cuatro cargos hace algo más de una semana.
En un principio iba a ser la Reina Isabel II la que se hiciese cargo de la minuta de la representación legal de su hijo con parte de su fortuna personal, pero parece que finalmente se ha echado atrás. Seguramente se haya dado cuenta –o haya sido aconsejada– de que no se vería con buenos ojos que ayudase al príncipe Andrés en un caso tan feo como uno de abusos sexuales.
Giuffre le acusa, de manera civil, de abusar de ella hasta en tres ocasiones cuando todavía era menor de edad, algo que ha negado hasta la saciedad el príncipe Andrés. Se comenta que este podría llegar a un acuerdo con ella para evitar ir a juicio para lo cual necesitaría todavía más dinero.
Comentarios
tracking