01 de julio de 2022

La Reina Isabel II junto al príncipe Andrés

La Reina Isabel II junto al príncipe AndrésGTRES

Casa real británica

Los príncipes Carlos y Guillermo exigieron a la Reina de Inglaterra que despojase al príncipe Andrés de los títulos militares

Después de que el juez decidiese seguir adelante con la denuncia por presuntos abusos sexuales contra el royal, la Reina tuvo una cumbre exprés para tomar una decisión

Nada más conocerse que el juez Lewis Kaplan había decidido finalmente no desestimar la denuncia por presuntos abusos sexuales presentada contra el príncipe Andrés, la maquinaria del Palacio de Buckingham se puso a funcionar. No pasaron ni 24 horas cuando se anunció la retirada de sus títulos militares y patronatos reales. Asimismo en el comunicado se señaló que el duque de York «continuaría sin realizar labores públicas y que llevaría a cabo la defensa de su caso como un ciudadano privado».
Presionada por la opinión pública y por la gravedad del asunto, la Reina Isabel se reunió en una cumbre exprés en el Castillo de Windsor, donde reside en la actualidad, con el príncipe Carlos y su hijo, el príncipe Guillermo, para tratar este feo asunto. Escuchadas las firmes opiniones que padre e hijo tenían sobre lo que se debía hacer, a la Reina no le quedó otra que despojar a su hijo de todo para para salvaguardar la monarquía.
Según cuentan varios medios ingleses, los príncipes exigieron que se atajase esto de raíz para garantizar la supervivencia de la institución y más en un año tan importante como este por la celebración del Jubileo de Platino (70 años en el trono) de la Reina Isabel. Tras cerca de una hora de conversación en las dependencias privadas de la soberana tomó la decisión.
No habrá sido nada fácil para ella teniendo en cuenta que se trata de su hijo predilecto y que esto supone que queda fuera no solo de la Familia Real británica, sino que además tendrá que afrontar solo el juicio, sin el paraguas de la monarca. Parece que era una decisión que el príncipe Andrés no se imaginaba y que se quedó pálido cuando su madre se lo dijo en presencia de su abogado Gary Bloxsome. Muchos hubiesen pagado por ver esa escena.
No le esperaban meses fáciles. Primero intentará llegar a un acuerdo con la presunta víctima para no llegar a juicio, pero parece que esta no está dispuesta a ceder por ninguna cantidad de dinero. Su intención es que se celebre el juicio, que está previsto para finales de año.
Comentarios
tracking