Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

El triunfo de Baco, mosaico de los baños romanos de Sitifis, en la actual Argelia

El triunfo de Baco, mosaico de los baños romanos de Sitifis, en la actual Argelia

Acusan a Estados Unidos de intentar enviar al Líbano mosaicos romanos falsos

Según varios académicos, se trata de copias de mosaicos famosos expuestos en diversos lugares del mundo como el Louvre o el Museo Nacional de Beirut

Las autoridades de Nueva York han sido acusadas por destacados académicos de Francia y Gran Bretaña de repatriar artefactos romanos falsos al Líbano. El pasado mes de septiembre, Estados Unidos informó de la repatriación de nueve mosaicos de la Antigua Roma a este país al considerar que ellos tenía la legitimidad y derecho históricos de quedarse con estas piezas artísticas. Estos objetos arqueológicos habían llego a la ciudad americana a través de un traficante de antigüedades libanés, según detalló la oficina fiscal del distrito de de Manhattan. Sin embargo, este buen acto ha quedado en entredicho tras la denuncia de los académicos.

El error: copiar mosaicos famosos

Djamila Fellague, de la universidad de Grenoble, afirmó que ocho de los nueve paneles que las autoridades estadounidenses devolvieron eran falsos al descubrir que habían copiado diseños de mosaicos originales de yacimientos arqueológicos o museos de Sicilia, Túnez, Argelia y Turquía: «Los modelos utilizados son mosaicos famosos», indicó Fellague tal y como recoge el medio inglés The Guardian.
Entre las falsificaciones, la experta destaca un panel que representa a un gigante anguípedo y que, a su parecer, está basado en una sección de los famosos mosaicos de la Villa romana del Casale, en Sicilia, Patrimonio Mundial de la Unesco.
Sección de los famosos mosaicos de la Villa romana del Casale que los falsificadores han copiado

Sección de los famosos mosaicos de la Villa romana del Casale que los falsificadores han copiado

También afirma haber encontrado otra pieza de Neptuno y Anfitrite cuyo modelo original es un mosaico hallado en Constantina (Argelia) que se encuentra expuesto en el Louvre de París desde mediados del siglo XIX. Del resto de obras devueltas al país de Oriente Medio, afirma que los falsificadores sólo se inspiraron en un mosaico real del Líbano para realizar su engaño: una conocida representación de Baco en el Museo Nacional de Beirut.

Un hecho «embarazoso»

Por su parte, el profesor invitado de la Universidad de Cambridge y destacado experto en antigüedades saqueadas y redes de tráfico, Christos Tsirogiannis, cree que las pruebas son irrefutables y de ser cierta estas acusaciones, sería muy «embarazoso» para la oficina del fiscal del distrito de Manhattan.
Como director de la investigación sobre tráfico ilícito de antigüedades de la cátedra Unesco sobre amenazas al patrimonio de la Universidad Jónica de Corfú (Grecia), Tsirogiannis ha identificado, a lo largo de 17 años, más de 1.700 objetos robados, alertado a las autoridades policiales y ayudado a los gobiernos a repatriarlos.
«Aunque no seas un experto, si pones la falsificación junto al mosaico auténtico, ves lo parecidos que son, pero también que la calidad en realidad no es tan buena», expresó Tsirogiannis y comentó que los autores del engaño cometieron el error de copiar mosaicos bien reconocidos, con una amplia documentación fotográfica tanto en internet como en publicaciones académicas: «Todo esto es una locura. Las autoridades hacen continuamente estas cosas sin consultar a los expertos», criticó en declaraciones con el medio inglés.
Cabe la posibilidad de que las autoridades de Manhattan no supiesen que se trataba de copias cuando anunciaron la repatriación, pero, incluso tras estas contundentes declaraciones de prestigiosos académicos, las autoridades neoyorkinas no parecen querer reconocer que son falsificaciones.
Un portavoz de la oficina del fiscal de distrito ha asegurado lo siguiente: «Para que estas antigüedades fuesen repatriadas, un tribunal tuvo que evaluar nuestra evidencia, que incluyó análisis de expertos sobre su autenticidad y detalles importantes sobre cómo fueron traficadas ilegalmente. Basándose en las pruebas (a las que estas personas no tienen acceso), el tribunal concluyó que las piezas son auténticas».
Comentarios
tracking