28 de octubre de 2021

Maroš Šefčovič

Maroš Šefčovič, vicepresidente de la Comisión EuropeaOliver Hoslet / EFE

Protocolo Irlandés

¿Cuál es el modelo que propone la Comisión Europea para el Protocolo de Irlanda del Norte?

El gobierno británico se queja de esta cláusula del Brexit

La Comisión Europea ha desvelado esta mañana su paquete de medidas en calidad de respuesta a los problemas del Protocolo Irlanda del Norte que ha planteado Reino Unido en el marco del Brexit.
Tanto Reino Unido como Irlanda del Norte se han quejado de que el protocolo hiere su economía interna y contribuye al desabastecimiento, ya que entre los dos territorios se ha creado una especie de frontera interna y el proceso de aduanas es demasiado lento.

¿Qué ha pasado?

Originalmente, el acuerdo del Brexit tenía por clausula el preservar esta frontera «del mar irlandés» dentro del territorio de aduanas europeo. La idea era mantener una frontera abierta con la República Irlandesa del sur, para facilitar el comercio entre las dos Irlandas. Lo llamaron «Protocolo de Irlanda del Norte», y parte del acuerdo, el artículo 16, incluye la posibilidad de detener el protocolo temporalmente de forma unilateral si uno de los lados estaba sufriendo consecuencias negativas.
El martes pasado, el ministro de Brexit del gobierno británico, David Frost, anunció que el Protocolo Irlandés no estaba funcionando y amenazó con desencadenar su interrupción si la Unión Europea no decidía sustituirlo. Por eso, esta semana han empezado las negociaciones sobre la frontera irlandesa.

¿Qué propone la Comisión Europea?

Hoy, la Unión Europea ha delineado las medidas propuestas para evitar que el gobierno de Boris Johnson active el articulo 16 y detenga el protocolo. Pueden resumirse en cuatro pilares esenciales:
1. Una solución hecha a medida de la economía de Irlanda del Norte, reduciendo en un 80% los controles sanitarios en la frontera para productos de industria animal, alimenticia, y agrícola.
2. Flexibilidad en las formalidades de la aduana reduciendo el papeleo a la mitad de lo que es ahora, para agilizar el movimiento de bienes entre Irlanda del Norte y Reino Unido.
3. Una mayor comunicación con los partidos políticos de Irlanda del Norte para mejorar la transparencia y comunicación.
4. Un suministro a largo plazo e ininterrumpido de medicina y material sanitario desde Reino Unido a Irlanda del Norte.
En un tuit, el vicepresidente de la Comisión Europea Maroš Šefčovič describió el paquete como un «carril exprés» para el movimiento de bienes entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Esperando el «next move» de Boris Johnson

A pesar de que las medidas han sido descritas como «de largo alcance», la Corte Europea de Justicia quiere mantener su influencia en los asuntos internos de Irlanda del Norte. Es una decisión que busca honrar el «Good Friday Agreement», tratado de paz que en 1998 finalizó décadas de violencia sectaria en Irlanda.
«Está muy claro que no podemos ofrecer acceso al mercado sin la supervisión de la Corte Europea de Justicia», dijo Šefčovič. También señaló el esfuerzo de Bruselas como un «auténtico reflejo de nuestras preocupaciones», contando que se habían esforzado mucho por llevar a cabo «cambios tangibles».
A pesar de la rapidez y coherencia de la respuesta de la Unión Europea, no es seguro que Johnson elija acatar las medidas. Podría rechazarlas y en su lugar activar el artículo 16 para interrumpir de forma indefinida el Protocolo Irlanda del Norte.
«No podemos huir de la realidad de que el Protocolo de Irlanda del Norte ha herido Irlanda del Norte, en términos tanto económicos como constitucionales» dijo Jeffrey Donaldson, líder del partido unionista irlandés DUP.
Los expertos en las comisiones viajarán a Londres mañana para comenzar a dialoga sobre las propuestas. También se encontrarán Šefčovič y Frost. De no aceptar las medidas, las ya dañadas relaciones entre la Unión Europea y Reino Unido podrían estropearse aún más, con la posibilidad de que empiece una guerra comercial.