18 de octubre de 2021

Manifestaciones en Irlanda contra el endurecimiento de la frontera

Manifestaciones en Irlanda contra el endurecimiento de la fronteraPaul Faith / AFP

Reino Unido

La Unión Europea responde a la amenaza británica contra el Protocolo irlandés

Se volverán a negociar medidas de comercio fronterizo entre Irlanda y Reino Unido

El Reino Unido insistió de nuevo ayer en renegociar el protocolo de Irlanda del Norte, cláusula del acuerdo Brexit que mantenía la frontera irlandesa bajo regulación de la Unión Europea. Ahora, el gobierno de Johnson ansía cambiar el proceso para permitir que los bienes circulen más fácilmente entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña.
La naturaleza del protocolo hace que a efectos prácticos se cree una «nueva frontera» de comercio entre Irlanda del Norte y Reino unido, algo que los ingleses hoy encuentran problemático. Además, ambos lados de la frontera coinciden en que el artículo que dificulta el comercio entre Irlanda e Inglaterra mina su importancia sobre el territorio.
Es por eso que el gobierno busca cambiar el convenio para relajar las reglas, que según ellos imponen «demasiadas barreras» en la venta de carnes y otros productos – factor relevante en su actual crisis de suministros, que ya ha llegado a la industria cárnica.
Como respuesta, la Unión Europea propone reducir los chequeos en medicinas y bienes, algo que Reino Unido ya de por si no ve suficiente. El vicepresidente de la Unión, Maros Šefčovič, contó que las nuevas medidas serían «de largo alcance», y esperaba que Reino Unido se diese cuenta de ello.
Las nuevas propuestas podrían incluir un acuerdo especial para la agroalimentación (agricultura, horticultura, y el proceso de comida y bebida) dirigido a reducir bruscamente los controles en productos que se mueven entre Irlanda del Norte y Reino Unido.
Asimismo, la Unión Europea cambiará las leyes regulatorias que amenazaban el suministro de medicinas en Irlanda del Norte.
Podemos asumir que se trata solo de un comienzo en los diálogos entre los dos bloques. El ministro de exteriores irlandés, Simon Coveney, dice que las propuestas reflejaban «meses de duro trabajo y de escuchar las voces de Irlanda del Norte, y se centrarán en llevar a cabo soluciones prácticas para que el protocolo funcione mejor».
A día de hoy, la situación se desenlaza entre Irlanda del Norte y Reino Unido, dejando a la Unión Europea, por el momento, al margen.