01 de julio de 2022

Ejercicios militares del ejército ucraniano

Ejercicios militares del ejército ucranianoAFP

Ucrania

Wendy Sherman, delegada de EE.UU: «Rusia tiene que elegir entre la diplomacia o el conflicto bélico»

Es primordial que Rusia continúe los diálogos sobre temas tal y como el control de armas

Rusia se haya ante una encrucijada, y el mundo entero espera, con su equilibrio en juego, a que tome su decisión: la invasión a Ucrania y la desestabilización de Occidente, o la diplomacia.
El lunes tuvo lugar en Ginebra una tensa reunión entre Estados Unidos y Rusia, a cargo de sus respectivos enviados Wendy Sherman y Sergei Ryabkov. Es el primero en una serie de tres diálogos bilaterales organizados para esta semana, que buscan negociar una solución respecto a la crisis de Ucrania.
Tras la reunión, Sherman, vicesecretaria de Estado, calificó las conversaciones de «francas y directas», pero añadió que no hubo concesiones por ninguna de las dos partes, y no hay pruebas verosímiles de que Vladimir Putin busque la retirada.
Al concluirse otra cumbre entre la OTAN y Rusia (posterior a su reunión con EE.UU) Sherman urgió durante una rueda de prensa a Rusia el quedarse en la mesa de negociación. Es primordial, señala, que continúen los diálogos sobre temas tal y como el control de armas.
«Si Rusia abandona [las negociaciones]… Quedará claro que nunca consideraron seriamente la diplomacia, y por ello estamos preparándonos colectivamente para cualquier eventualidad », advirtió una Sherman preocupada.
«La gran cantidad de compromisos multilaterales y bilaterales que convocamos para esta semana demuestra el entusiasmo y fuerza de voluntad de Estados Unidos y de nuestros socios y compañeros. Es Rusia quien debe elegir entre dos opciones: la desescalada y la diplomacia, o el enfrentamiento y sus consecuencias», añadió.
Por su parte, los senadores demócratas en EE. UU. han desvelado una iniciativa para imponer duras sanciones al Gobierno ruso y a su presidente Vladimir Putin, en caso de que decida atacar Ucrania.
La legislación, apoyada por la Casa Blanca, incluye provisiones para impulsar la seguridad de Ucrania, y anima a Estados Unidos a «considerar todas las medidas disponibles y apropiadas» para asegurar que el gasoducto Nord Stream 2, tildado de «herramienta de maligna influencia de la Federación Rusa», no entre en funcionamiento.
«Esta legislación deja claro que el senado estadounidense no será un testigo indolente si el Kremlin amenaza con una invasión a Ucrania», firmó el senador Bob Menendez, autor de la propuesta, en una declaración. 
Comentarios
tracking