23 de mayo de 2022

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante una comparecencia

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante una comparecenciaAFP

Rusia planea situar misiles nucleares cerca de la costa de EE.UU.

Funcionarios rusos propusieron desplazar armamento nuclear en submarinos a poca distancia de Washington en caso de que las negociaciones con EE.UU. y la OTAN fracasen

Los negociadores rusos no tienen muchas esperanzas de poder alcanzar un compromiso con Estados Unidos y la OTAN con garantías de que la Alianza Atlántica no seguirá extendiéndose hacia el este europeo. Unas garantías que impliquen la firma de un acuerdo legalmente vinculante que impidan a Ucrania y Georgia incorporarse a la OTAN.
Según publicó The New York Times, funcionarios rusos habrían propuesto tras las reuniones de la semana pasada con Estados Unidos y con la OTAN situar armas nucleares cerca de la costa este estadounidense en caso de que las negociaciones fracasen.
El objetivo sería reducir a unos pocos minutos el tiempo de alerta posterior al lanzamiento y limitar así la reacción estadounidense. La propuesta, se subraya en el diario estadounidense, recuerda a la Crisis de los Misiles de Cuba del año 1962.
Además de la garantía de que ni Ucrania ni Georgia se incorporen a la OTAN, Rusia reclama que Estados Unidos inicie un repliegue en el continente europeo, con la retirada de su armamento nuclear y la reducción de soldados en los antiguos países del Pacto de Varsovia que, tras la caída de la URSS, se han incorporado a la OTAN. El objetivo de Rusia es restaurar su zona de influencia previa al colapso de la Unión Soviética.
El pasado mes de noviembre, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio a entender que Rusia podría desplegar misiles hipersónicos en submarinos a poca distancia de Washington. Señaló que sería una respuesta a la expansión militar estadounidense en Ucrania que permitiría adquirir capacidad para lanzar ataques con armas nucleares sobre territorio ruso con pocos minutos de respuesta.
Putin aseguró que el desplazamiento de armas nucleares en submarinos cerca de las costas de Estados Unidos tendría lugar sólo en caso de que la OTAN consolide su expansión en Ucrania. En las reuniones que el mandatario ruso mantuvo con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y en las reuniones de la semana pasada entre negociadores rusos y estadounidenses y de la OTAN, se insistió en que Rusia no tiene planes de atacar Ucrania, a pesar de la distribución de 100.000 soldados en puntos estratégicos de la frontera con Ucrania.
Tanto el presidente Putin como sus ministros de Exteriores y de Defensa aseguraron que la presencia de tropas junto a la frontera ucraniana es legítima, pues se encuentran en territorio ruso, y no debe interpretarse como una amenaza contra Estados Unidos y sus aliados europeos.
La estrategia de Rusia pasa por ahogar poco a poco a Ucrania y limitar sus capacidades de respuesta en caso de confrontación con el ejército ruso. Este fin de semana. Ucrania denunció que Rusia había lanzado un ciberataque masivo contra sus páginas web oficiales del Gobierno.
En un comunicado del Ministerio de Transformación Digital de Ucrania se aseguró que «hoy podemos decir que todas las pruebas apuntan a que Rusia está detrás del ciberataque. Moscú continúa librando una guerra híbrida y está impulsando activamente sus fuerzas en la esfera de la información y el ciberespacio».
El Gobierno ucraniano denunció que Rusia pretende atemorizar a la población ucraniana con la amenaza de que sus datos queden desvelados y, al mismo tiempo, «desestabilizar la situación en Ucrania deteniendo el trabajo del sector público y socavando la confianza en el Gobierno».
Estados Unidos mostró su apoyo a Ucrania tras el ataque, y defendió, por medio del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, que «si resulta que Rusia está golpeando a Ucrania con ciberataques, y si eso continúa durante un tiempo, trabajaremos con nuestros aliados en la respuesta apropiada».
Comentarios
tracking