01 de diciembre de 2022

Estudios de Harvard, la Academia de Rusia y de un grupo de científicos brasileños, demuestran la influencia de las tormentas solares en el aumento del crimen

Estudios de Harvard, Rusia y de un grupo de científicos brasileños demuestran el efecto de las tormentas solares en el aumento del crimenPaula Andrade

Las tormentas solares influyen en el aumento de crímenes en Estados Unidos y Europa

Un nuevo estudio se suma a los de Harvard y la Academia de Ciencias rusa al asociar los fenómenos solares con el incremento de asesinatos

La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y la Academia de Ciencias de Rusia, entre otras, coinciden al identificar el factor «tormentas solares», como factor determinante en la fisiología humana. Carolina Zilli Vieira, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, tiene constancia de que, en más de dos centenares de ciudades de los EE.UU. los infartos de miocardio pueden precipitarse en un contexto de tormentas solares y que lo mismo sucede con los accidentes vasculares cerebrales.
Hasta hace poco estaba instalada la idea de que las tormentas solares sólo impactaban en las redes de infraestructura eléctrica y de comunicaciones. El magnate y emprendedor sudafricano, Elon Musk, director general de la Space X, lo sabe bien. Recientemente lamentó que acaba de perder, por efecto de una tormenta solar, la mitad de los satélites que había lanzado.

Europa y Estados Unidos

Pero hay mucho más, y ahora podemos afirmar que, a más tormentas solares, mayor índice de homicidios. Esa es la conclusión del estudio Décadas de perturbaciones geomagnéticas impactan las tasas de homicidio en Europa y Estados Unidos. El informe, lo dirigí con la colaboración de Kaizô Beltrão, ex director de la Escuela Nacional de Ciencias Estadísticas de Brasil y el criminólogo Agostinho Leite d´Almeida.
Las tasas de crímenes con consecuencia de muerte venían disminuyendo en las últimas décadas. La proporción resulta similar a la reducción de la frecuencia e intensidad de las tormentas solares. Nuestro estudio advierte que los homicidios, en la próxima década, irán en aumento porque habrá más tormentas solares.
Matar con armas de fuego se hizo muy fácil porque, lamentablemente, para apretar el gatillo, como se ha comprobado, no se necesita de fuerza ni demasiado coraje. Ayuda estar irritado o drogado, pero eso no basta. Hace falta un deflagrador que dispare la agresividad. Lo que no estaba comprobado es que las tormentas solares, al afectar la fisiología humana, también podían ser el detonante su agresividad.

Scotland Yard

Scotland Yard advirtió que el año 2003 se batieron récord de asesinatos. La Policía inglesa no fue capaz de encontrar una explicación razonable, pero nadie le hizo llegar el dato que resolvería el enigma: ese año fue el de mayor número de tormentas solares.
La NASA creía que este nuevo ciclo solar de once años sería tan manso como el anterior. No será así. El número de manchas solares o «umbras» en el 2021, el primer año del ciclo actual, fue mayor del pronosticado en EE.UU. y son estas manchas las que alertan del advenimiento de las tormentas solares.

La mafia italiana

Algunos pensarán que no podemos luchar contra el Sol. Pero Italia sí pudo. A comienzos de los años 90, el índice de homicidios, con la mafia haciendo de las suyas, alcanzaba niveles comparables a los de los de Estados Unidos. No fue fácil, pero Italia logró romper la asociación, que podríamos llamar íntima, entre los homicidios de los varones jóvenes y las tormentas solares y reducir notablemente las cifras de asesinatos. La correlación estadísticamente significativa entre ambas cayó 45 % después de 1993. La matanza desenfrenada terminó, aunque la mafia sigue activa. Hoy Italia presenta un índice europeo de homicidios mínimo y dejó de ser una excepción.
La disminución de la tasa de homicidios en Europa en las últimas dos décadas podría, según los relevamientos hechos, deberse más al descenso de las tormentas solares que a una mayor eficacia policial. Estas conclusiones merecen tenerse en cuenta, porque podrían privarnos del incremento imperativo de inversiones forenses. Entre otras razones, en previsión de que la tasa de homicidios se invierta, lo que ya parece haber comenzado.
Comentarios
tracking