02 de julio de 2022

Un avión de la aerolínea EgyptAir, como el vuelo 804 que se estrelló

Un avión de la aerolínea EgyptAir, como el vuelo 804 que se estrellóAFP

Un cigarrillo en la cabina, culpable del accidente aéreo de EgyptAir que mató a 66 personas

Uno de los pilotos del vuelo entre París y El Cairo, decidió fumar en la carlinga

El 19 de mayo de 2016, el vuelo 804 de EgyptAir despegó desde el aeropuerto Charles de Gaulle (París), en hora y sin imprevistos, con rumbo a El Cairo (Egipto). Nunca llegó; de madrugada, se estrelló en el mar mediterráneo. El accidente causó la muerte de 56 pasajeros, tres agentes de seguridad, y siete miembros de la tripulación.
¿Qué provocó la tragedia? Durante años, las teorías abundaban, nutridas por sospechas de terrorismo. Pero ha salido a la luz el verdadero culpable: resulta que uno de los pilotos se encendió un pitillo en la cabina, que entró en combustión con el oxígeno que se filtraba desde una mascarilla de emergencia.
La carlinga ardió en solo un segundo. Se produjo un incendio imposible de controlar que no tardó en extenderse por todo el avión, causante oficial del accidente.
Las autoridades ya sabían lo del fuego ya que, desde el accidente, se iniciaron tres investigaciones diferentes: una egipcia, una griega, y una francesa. Aunque el control de tráfico aéreo no recibió llamada alguna de mayday, si se detectaron señales de alarma por humo en uno de los baños de la aeronave.
Llovieron las acusaciones. En diciembre de 2016, las autoridades egipcias denunciaron trazas de explosivos en los cadáveres, pero en mayo de 2017, oficiales franceses lo negaron rotundamente. Egipto aseguraba que un grupo terrorista provocó el accidente, pero ninguna facción extremista se hizo responsable.
El error estuvo más bien en la mascarilla. Tenía activado por equivocación el modo de emergencia, lo que provocó que se filtrase el oxígeno. En aquel momento, la aerolínea no prohibía fumar en la cabina del piloto.
Fue una investigación francesa, llevada a cabo por expertos de la aviación, la que desveló la desafortunada verdad. La conclusión de su investigación se tramitó a través del Tribunal de Apelación de París.
Entre los muertos, había 40 egipcios y 15 franceses. También volaban dos iraquíes, dos canadienses, y pasajeros de Argelia, Bélgica, Chad, Portugal, Arabia Saudí, y Sudán. Tres de las víctimas fueron niños, de los cuales dos aún eran bebés.
Comentarios
tracking