04 de julio de 2022

Bombardeo Odesa Ucrania

Columnas de humo sobre Odesa tras un bombardeo rusoGTRES

92 días de guerra

Reino Unido prepara una gran operación naval para romper el bloqueo ruso en el mar Negro

La operación tendría como objetivo garantizar las exportaciones de cereales ucranianos y evitar una hambruna de alcance global

Reino Unido se está preparando para una gran operación naval en el mar Negro con un objetivo muy concreto: romper el bloqueo naval ruso sobre la ciudad ucraniana de Odesa y abrir una vía segura que permita la exportación de grano.
Rusia está chantajeando al mundo con el bloqueo sobre los puertos ucranianos. Ucrania es el cuarto exportador mundial de maíz y el quinto de trigo.
Según The Times, cerca de 400 millones de personas en todo el mundo dependen de las exportaciones ucranianas de cereales.
En este momento, Ucrania tiene millones de toneladas de cereales bloqueadas en sus silos y carece de más espacio para almacenar los cereales de las próximas cosechas.
La interrupción de las exportaciones por culpa del bloqueo ruso podría poner en riesgo de hambruna a amplias zonas del planeta.
La estrategia del Kremlin pasa por provocar una hambruna de impacto global, sobre todo en países en vías de desarrollo, y culpar a continuación a Occidente por las sanciones impuestas a Rusia por la guerra.
El viceministro de Exteriores de Rusia, Andréi Rudenko, afirmó que Rusia levantaría el bloqueo y crearía corredores navales para las exportaciones ucranianas a cambio de que Occidente levante las sanciones.
Sin embargo, parece poco probable que el chantaje produzca el efecto esperado por el Kremlin.
Para el Gobierno británico, la solución pasa por una coalición naval que escolte a los cargueros ucranianos desde el puerto de Odesa al Mediterráneo.
El tiempo se agota. El mundo se asoma a una crisis alimentaria sin precedentes. Los países más afectados serán los africanos y los de Oriente Medio, donde se podría desatar un desastre humanitario de consecuencias apocalípticas.
Reino Unido plantea una coalición internacional que sostengan la operación. Para ello se está apoyando en Lituania, cuyo ministro de Exteriores, Gabrielius Landsbergis, se reunió hace poco con la titular británica, Liz Truss, para discutir los detalles.
Landsbergis explicó tras la reunión que la idea es que participen en la coalición varios países de la OTAN, pero también países ajenos a la Alianza Atlántica.
Truss aseguró que «el Reino Unido está trabajando en una solución urgente para sacar el grano de Ucrania».
Entre estos últimos, Egipto, uno de los países más dependientes del trigo ucraniano, se habría mostrado dispuesta a participar en la operación.
Los planes británicos constan de varias fases. La primera de ellas consistiría en limpiar las minas del puerto de Odesa y entregar a Ucrania armas de gran alcance que permitan al Ejército ucraniano rechazar ataques rusos.
En ese sentido, tanto Estados Unidos como Dinamarca han anunciado que enviarán sistemas de misiles antibuque Harpoon.
Según los informes de inteligencia militar de Reino Unido, Rusia mantiene su bloqueo en el mar Negro mediante 20 barcos.
Por lo tanto, siempre según el informe de defensa británico, bastaría con entre 12 y 24 misiles Harpoon para neutralizar la amenaza naval rusa.
Los barcos de la coalición encabezada por Reino Unido se situarían en el mar Negro y se interpondrían entre los buques de guerra de la Flota del Mar Negro rusa y los cargueros ucranianos para crear un paso marítimo seguro.
Sobre la posibilidad de que la operación provoque una escalada del conflicto que pueda llevar las hostilidades más allá de Ucrania, Landsbergis señaló que los barcos «no participarán en la guerra».
El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, señaló que las conversaciones están avanzadas y que podrían incluir a Estados Unidos y varios países de la Unión Europea.
Zelenski también señaló que se está negociando con los países bálticos sobre el uso de sus puertos para dar salida a la producción ucraniana de trigo y maíz.
Además de la posición de Rusia, otro problema con el que se encuentra el plan es la actitud de Turquía, miembro de la OTAN.
Turquía ha cerrado el paso por los estrechos del Bósforo y del Dardanelos a todos los buques de guerra, por lo que la operación debería contar también con la complicidad de Ankara.
Comentarios
tracking