02 de julio de 2022

Los misiles 'Harpoon'

Los misiles 'Harpoon'José Juan Gámez Kindelan

90 días de guerra en Ucrania

Los misiles ‘Harpoon’: la solución de Dinamarca y EE.UU. para el bloqueo en el Mar Negro

Así son los sistemas de defensa costera, que cuestan 1.5 millones de dólares por disparo

El bloqueo en el mar Negro, donde las fuerzas rusas y ucranianas combaten frente a las costas de Odesa, Sebastopol, Snake Island, y Rumanía, no afecta solo a Ucrania: al obstruir sus puertos e impedir la exportación de sus productos agrícolas, amenazan con provocar una crisis de hambruna global.
Ante el problema de la escasez, los países occidentales se afanan por encontrar la forma de ayudar a Ucrania a recuperar el control del mar Negro.
Dinamarca se ha comprometido a enviar un sistema de defensa costera «Harpoon», mientras que Estados Unidos baraja la manera de mandar más desde Washington.
El país europeo otorgará a los defensores de Odesa la capacidad de mantener a raya a las fuerzas rusas a través de misiles antinavío 'Harpoon', en español, 'Arpón'.
Cuando el Ministerio de Defensa británica estimó, hace unas semanas, que solo hay alrededor de 20 navíos enemigos operando en el mar Negro, aventuró que bastarían entre 12 y 24 misiles tipo Harpoon, con un radio de 100 kilómetros de alcance, para amenazar a la flota rusa.
Así funcionan los misiles Harpoon que enviará Dinamarca

Así funcionan los misiles Harpoon que enviará DinamarcaJosé Juan Gámez Kindelan

Dinamarca es un antiguo operador del sistema de defensa costera Harpoon Block II. El venerable Harpoon es un misil antibuque subsónico de 50 años de antigüedad y, aunque anticuado, se ha mejorado a lo largo de los años, y todavía está en servicio en armadas de todo el mundo.
El Harpoon Block II danés tiene suficiente alcance para llegar desde Odesa hasta el Óblast de Jersón, ocupado por Rusia, o desde la frontera entre Ucrania y Rumania hasta Snake Island, punto central de los recientes enfrentamientos navales en el Mar Negro.
Sin embargo, existen dificultades técnicas, que, por ejemplo, obstaculizan el envío de estas armas desde Estados Unidos.
Para empezar, Ucrania no tiene suficientes plataformas para disparar los Harpoon desde la costa, porque en teoría es un misil que se lanza desde el mar. También está el problema de que, según expertos de la industria militar, disparar un Harpoon cuesta alrededor de 1.5 millones de dólares cada vez.
Comentarios
tracking