09 de agosto de 2022

Manifestaciones San Petersburgo Rusia Ucrania

La policía reprime a un manifestante en San PetersburgoAFP

Putin hace la guerra a su propio pueblo con decenas de miles de detenciones

Al menos 15.451 manifestantes han sido arrestados en Rusia desde el inicio de la invasión y a menudo sufren «malos tratos» y «palizas»

El autoritarismo de Vladimir Putin no solo ha quedado claro en Ucrania, sino también en la propia Rusia. Su mano dura contra opositores, organizaciones críticas y manifestantes opuestos a la guerra deja al descubierto que la tortura y los malos tratos ya son una política de Estado.
Sergei Babinets, jefe del Comité Ruso para la Prevención de la Tortura, anunció que su organización se está disolviendo después de que el Kremlin la etiquetara como agente extranjero.
En una publicación de Telegram, Babinets escribió que no quería seguir trabajando bajo la etiqueta, que describió como «un insulto y una calumnia» del gobierno ruso, según un informe de The Moscow Times.
«A pesar de la importancia obvia de nuestra misión, las autoridades han estado tratando durante muchos años de retratarla como extranjera y dañina», dijo en su publicación, según ese medio ruso. «Las autoridades están enviando una señal de que la tortura se está convirtiendo o ya se ha convertido en parte de la política del Gobierno».
En Rusia, la etiqueta de 'agente extranjero' se usa a menudo contra organizaciones, periodistas y miembros de la oposición acusados de ser financiados por gobiernos extranjeros. Aquellos que llevan la etiqueta están sujetos represalias y persecución.
El Comité ruso contra la tortura, fundado en el año 2000, ha abogado por los derechos humanos en Rusia, particularmente en Chechenia, que es vista como una región especialmente autoritaria en la Federación rusa, donde la organización ha enfrentado amenazas, según un informe de 2016 de The Guardian.
Desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania, su trabajo se ha hecho más difícil ya que miles de rusos han sido arrestados por protestar contra la invasión, dijo Babinets en una entrevista a finales de marzo con la organización Civil Rights Defenders.

Los derechos humanos son vistos prácticamente como un enemigoSergei Babinets, Comité Ruso para la Prevención de la Tortura

«El trabajo del Comité se enfrenta a más y más obstrucciones, y los derechos humanos son vistos prácticamente como un 'enemigo'», señaló Babinets en aquel momento.
La secretaria de prensa de la organización, Natalia Kurekina, en la misma entrevista, advirtió sobre la violencia «alarmante» de la policía contra quienes participan en manifestaciones contra la guerra, incluidos «malos tratos» y «palizas». Agregó que la represión del Kremlin contra los medios independientes ha hecho que sea más difícil dar a conocer esta información.
Según datos de OVD-info, una organización que rastrea el número de arrestos en Rusia, al menos 15.451 manifestantes han sido arrestados hasta ahora desde que comenzó la invasión de Ucrania.
El Ejército ruso también ha enfrentado denuncias de abusos contra los derechos humanos en Ucrania, incluidos ataques contra civiles, incluso contra jardines de infancia y hospitales.
Rusia también fue suspendida del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en abril. Al día siguiente, Moscú revocó más de una docena de organizaciones de derechos humanos en el país, poniendo en entredicho la universalidad de los derechos humanos como nunca antes.
Comentarios
tracking