10 de agosto de 2022

Fuego de artillería ucraniana contra posiciones rusas en Jarkov

Fuego de artillería ucraniana contra posiciones rusas en JarkovAFP

Día 161 de guerra en Ucrania

Rusia prepara una gran ofensiva en Jersón con temor a los ataques de los HIMARS ucranianos

Incapaz de mantener dos frentes activos al mismo tiempo, el ejército ruso traslada efectivos del Donbás a Jersón

Los incuestionables éxitos de Rusia en el Donbás durante las últimas semanas, con la culminación de la conquista de la región de Luhansk y el avance en Donetsk, han estado acompañados por retrocesos territoriales en el sur debido a la contraofensiva ucraniana en Jersón.
El alto mando ruso pretende poner remedio a dicha situación y se está preparando para lanzar una gran ofensiva que les permita recuperar el terreno perdido y afianzar su dominio de la región.
El ejército ucraniano ha detectado movimientos de tropas rusas que irían en esa dirección. El lunes y martes, las tropas rusas han lanzado varios ataques contra posiciones ucranianas sin lograr ningún éxito.
De hecho, las tropas ucranianas siguen avanzando por la región y han logrado reconquistar este martes siete localidades menores, según señala el Institute for the Study of War (ISW).
Estos ataques rusos, en cualquier caso, serían operaciones de reconocimiento y tanteo para preparar la gran ofensiva.
El informe de este miércoles del ISW apunta a que las fuerzas rusas «continúan acumulando y transfiriendo fuerzas al sur de Ucrania desde otros ejes» de la guerra en Ucrania.
Este movimiento parece anunciar un freno del avance ruso en el Donbás para permitir nuevos avances en Jersón.
De hecho, la inteligencia militar ucraniana ha detectado el desplazamiento de tropas rusas de Donetsk hacia Jersón a través de la península de Crimea.
Este traslado mostraría la incapacidad del ejército ruso de mantener activos dos frentes de forma simultánea.
Si para completar la conquista de Luhansk el ejército ruso se vio obligado a descuidar los frentes de Jersón y Jarkov, ahora se ve obligado a echar el freno en Dontesk para evitar la pérdida de Jersón.
Las tropas ucranianas, sin embargo, están mejor preparadas en Jersón que en el Donbás, y se encuentran inmersas en una contraofensiva preparada durante semanas.
Fortalecidas con la llegada de los sistemas de misiles HIMARS y MLRS, proporcionados por Estados Unidos y sus aliados, las tropas ucranianas han logrado alcanzar varios objetivos y comprometer las líneas de suministros del ejército ruso.
El ministerio de Defensa del Reino Unidos informó del ataque ucraniano contra un tren ruso cargado de municiones en la región de Jersón.
En ese sentido, el ministerio de Defensa británico apunta a que el enlace entre Jersón y Crimea estaría interrumpido o seriamente dañado.
Los HIMARS se están convirtiendo en la columna vertical de los planes de reconquista del ejército ucraniano.
El Kremlin anunció en los últimos días que había logrado destruir varias unidades de este sistema de misiles.
Sin embargo, el general ucraniano Andrey Kovalchuk, comandante de la zona militar Sur, lo negó. «No hemos tenido ni una sola pérdida de sistemas HIMARS», aseguró.
Los responsables militares del Kremlin están nerviosos por la entrada en el escenario de estos sistemas de los que el ejército ucraniano carecía hasta el momento.
Los sistemas de defensa aérea rusos están mostrando su ineficacia ante los ataques con HIMARS y las tropas rusas sobre el terreno estarían desmoralizándose por sus efectos.
Comentarios
tracking