08 de diciembre de 2022

Shoigu y Putin

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, junto con el presidente Vladimir PutinAFP

Día 183 de guerra en Ucrania

El ministro ruso de Defensa defiende que el freno de Moscú en Ucrania busca evitar bajas civiles

Sergei Shoigu afirmó que los objetivos del Ejército ruso en Ucrania siguen siendo los mismos que al principio y que los planes militares se desarrollan según lo previsto

Desde el pasado 16 de julio hasta el 24 de agosto las tropas rusas han continuado con su empuje ofensivo en el este de Ucrania y han obtenido una ganancia territorial de 450,84 kilómetros cuadrados, un área equivalente al tamaño de Andorra.
Desde el 21 de marzo, sin embargo, las tropas ucranianas han reconquistado un territorio de 45.000 kilómetros cuadrados, el equivalente al territorio de Dinamarca.
Este dato facilitado por el Institute for the Study of War refleja un freno de la ofensiva rusa y un cierto retroceso, insuficiente para hablar de repliegue ruso, en cualquier caso.
Este cambio de paradigma en el transcurso de la guerra ucraniana coincide con el inicio de la tercera fase de la guerra, caracterizada por el agotamiento de las capacidades ofensivas rusa, las contraofensivas ucranianas respaldadas por los sistemas de misiles HIMARS, el bloqueo en todos los frentes y el aumento de la actividad partisana en la retaguardia rusa.
Pese a ello, en el alto mando ruso no parece haber una preocupación excesiva ante este parón y se confía en que en los próximos meses se podrá reiniciar el empuje territorial.
De hecho, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, aseguró que la ralentización del avance ruso este verano se debe a una decisión adoptada en el Kremlin para reducir el número de bajas civiles.
Shoigu señaló, durante una reunión con los ministros de Defensa de los Estados miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai -de la que forman parte China, India, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Pakistán, Tayikistán y Uzbekistán- que los objetivos de Rusia en la guerra no han cambiado.
Aseguró que las operaciones militares en Ucrania van según lo planeado por el Kremlin y que el ejército ruso alcanzará todos sus objetivos.
Según el informe del Institute for the Study of War, la declaración de Shoigu es un intento de justificar los avances insignificantes de las tropas rusas en Ucrania durante las últimas semanas, en un momento en que Rusia ha sufrido duros golpes, como la destrucción de la base aérea de Saky, en Crimea.
El ISW concluyó que Rusia no tiene capacidad para lograr avances en varios frentes simultáneos y que, para lograr ganancias territoriales en un frente, debe aceptar pérdidas en otros.
Esa falla de las capacidades militares rusas quedó de relieve durante la batalla de Donbás, en el mes de junio, que permitió a Rusia culminar la conquista de la región de Lugansk al mismo tiempo que perdía amplias áreas en Jarkov y Jersón.
Según el informe del ISW, las ofensivas rusas en el este de Ucrania están culminando.
Comentarios
tracking