Fundado en 1910

23 de marzo de 2023

Nicolás maduro y Lula en una imagen de archivo

Nicolás Maduro y Lula en una imagen de archivoEfe

Hispanoamérica

Nicolás Maduro da plantón a Lula y a la CELAC

El presidente de Brasil justifica su ausencia a ultima hora por un plan «de la derecha neofascista» para agredir a su delegación

Nicolás Maduro no acudirá a la cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que levanta el telón hoy martes en Buenos Aires. El dictador venezolano anuló el viaje con la excusa de que habían descubierto un pan de «la derecha neofascista» para boicotear y agredir a la delegación de Venezuela.
La noticia se conoció después de que miles de venezolanos se manifestaran en las calles ayer en contra del régimen bolivariano y unos días después de que organizaciones no gubernamentales y miembros de la oposición argentina denunciarán a Maduro por crímenes de lesa humanidad.
Tanto Maduro como el sucesor de Raúl Castro, deberían ser detenidos si ponen un pie fuera de sus países al estar acusados de cometer los crímenes de lesa humanidad, que son imprescriptibles y los países tienen la obligación perseguirlos. Esa figura fue la que se utilizó en 1998 para detener a Augusto Pinochet en Londres.
Tampoco Daniel Ortega asistirá la cumbre. La ausencia de Maduro, que «está más que invitado», en palabras del presidente de Argentina, no se confirmó hasta última hora.

El regreso internacional de Lula

En este contexto, el regreso internacional de Luiz Inacio Lula da Silva al poder comienza ya a tener efecto en la región. El presidente de Brasil, como era previsible, se ha convertido en un abrir y cerrar de ojos, en el líder de Sudamérica e interlocutor válido del hemisferio.
Con su visita a Buenos Aires, la primera de esta Legislatura, cumple con la tradición de los jefes de Estado de elegir Argentina como primer destino (como solía hacer España con Marruecos).
El escenario que tiene Lula supone un verdadero desafío si su objetivo es reordenar, estabilizar y propiciar el crecimiento económico de un bloque no tan homogéneo como parece.
Brasil ha vuelto a un foro del que Jair Bolsonaro salió dando un portazo. La organización, marcada por un profundo sesgo izquierdista, ha llegado a pedir que se liquidara la OEA (Organización de Estados Americanos) al no responder a los intereses bolivarianos.

La idea de Lula es recuperar el prestigio perdido tras su paso por la cárcel y las causas por corrupción que echaron por tierra su reputación internacional

La idea de Lula es recuperar el prestigio perdido tras su paso por la cárcel y las causas por corrupción que echaron por tierra su reputación internacional.
Los errores procesales y competencias judiciales mal atribuidas le permitieron al antiguo sindicalista que el Tribuna Supremo anulara sus condenas, pero la mancha de la corrupción propia y del Partido de los Trabajadores (PT) resulta difícil de lavar.
Lula llegó a Buenos Aires envuelto en el halo victimista de los asaltos a las sedes de los tres poderes en Brasilia y tras hacer una purga en el Ejército. Su ministro de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira, confirmó en una entrevista con la agencia oficial argentina Telam, que el objetivo de este nuevo mandato y visita de su presidente es, entre otros, recuperar unidad y vigor al principal bloque económico de Sudamérica: Mercosur.
Formado por Brasil, Argentina, Paragua y Uruguay (los ocho restantes son miembros asociados) éste último, el más pequeño, lleva tiempo advirtiendo que está dispuesto a «patear el tablero» y concretar acuerdos comerciales bilaterales al margen del resto.
«Lo que vamos a hacer en Buenos Aires y Montevideo es dialogar con los socios», revisar «la situación que heredamos», analizar «el rumbo a seguir» y abordar el «presente y el futuro del Mercosur», resumió el titular de Exteriores brasileño
El reto inmediato sería convencer al presidente de Uruguay de que abandone las negociaciones con China para suscribir un Tratado de Libre Comercio bilateral. Curiosamente, Brasil volvió a sugerir que se podría establecer una moneda única para el comercio con Argentina. La idea de reproducir un esquema sudamericano al estilo de la Unión Europea es un antiguo sueño del sucesor de Bolsonaro.

Ajustes en Mercosur

Transcurridos 30 años de la fundación de Mercosur, el bloque no ha logrado seguir un rumbo armónico. Por el contrario, las divisiones y amagos de ruptura no han cesado. El despotismo de los dos grandes, Argentina y Brasil, con los socios menores ha llevado a Montevideo a reiterar sus protestas y reclamar nuevas reglas de juego.
El otro reto económico, como dejó entrever en su primer discurso como presidente electo, será cómo rematar el acuerdo Mercosur con la Unión Europea. Pero el mayor desafío para Lula, si quiere enderezar los renglones torcidos de su historia, será convencer a Maduro, en Caracas o donde sea, de que Venezuela debe volver a la senda de la democracia. Intentarlo con Cuba y Nicaragua, hoy por hoy, lo tiene descartado.
Comentarios
tracking