Fundado en 1910

24 de abril de 2024

El interior de una bomba de racimo contiene centenares bombas que se dispersan para mayor alcance

El interior de una bomba de racimo contiene centenares bombas que se dispersan para mayor alcanceEP

500 días de guerra en Ucrania

EE.UU. enviará bombas de racimo a Ucrania, pese a estar prohibidas por 120 países

Rusia, Ucrania y Estados Unidos, rechazaron adherirse a esa prohibición y los dos primeros países las han usado en la guerra según la ONU y Human Rigths Watch

Estados Unidos se dispone hoy a aprobar un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania. La noticia adquiere relevancia porque Washington incluiría el envío de bombas de racimo, prohibidas por 120 países.
Estados Unidos, Rusia y Ucrania se negaron en el 2008 a suscribir la prohibición. Naciones Unidas y la organización Human Rigths Watch, han denunciado que los dos países en guerra han recurrido a este tipo de armamento durante estos 500 días de enfrentamiento.

Rusia las usó la primera semana

En la primera semana de la invasión de Ucrania ya se detectó que las tropas rusas usaban su particular arsenal de este tipo de bombas letales. A grandes rasgos, se trata de un dispositivo que al liberarse disemina otras bombas de menores dimensiones. Lo usual es que explosionen al tomar contacto con la superficie, pero en ocasiones esto no sucede. El riesgo es que lo haga con efecto retardado o al intentar retirarlas. Diferentes estimaciones advierte que en torno al 5 % fallan y la población civil está muy expuesta.

II Guerra Mundial

La primera vez que se utilizaron estas bombas fue en la II Guerra Mundial. 120 países prohibieron su uso en la Convención sobre Municiones de Racimo en 2008.
HRW instó a la Federación Rusa y a Ucrania a evitar su uso. La Casa Blanca, dispuesta a hacer la entrega de un arsenal de estas municiones, justificó su decisión porque el margen de error es «reducido».
Human Rigths Watch mantuvo entrevistas con más de 100 personas en la zona de la ciudad de Izium y alrededores. En un informe detallado, advirtió que el uso de estas bombas de racimo por parte de Rusia causó la muerte de decenas de civiles. Posteriormente se comprobó que Ucrania incorporó a su armamento es modelo de bombas prohibidas.

Crimen de guerra

«Las municiones en racima utilizadas por Rusia y Ucrania están matando a civiles ahora y seguirán haciéndolo durante muchos años», asegura en The Guardian Mary Wareham, directora interina de armamento en HRW. «Ambas partes, añade, deberían dejar de usarlas de inmediato y no tratar de obtener más de estas armas».
El uso de este tipo de bombas se considera una violación del derecho internacional humanitario y posiblemente un crimen de guerra.
Comentarios
tracking