30 de enero de 2023

Una de las armas más mortíferas del ejército ruso: un lanzacohetes termobáricos

Un lanzacohetes termobárico de bombas de vacío: una de las armas más mortíferas del ejército ruso:

Guerra Rusia - Ucrania

Bombas de vacío: el mortífero lanzacohetes de Putin que arrasa todo en un radio de 300 metros

La guerra sigue su curso sinuoso, imprevisible y mortal. El desconcierto de Vladimir Putin, por la resistencia ofrecida en la ciudad de Kiev, le ha obligado a cambiar sus planes.
La nueva estrategia de Putin consiste en desplegar más tropas en Ucrania y reorganizar la estrategia militar con armamento pesado. Moscú ha enviado un sistema de cohetes termobáricos a Ucrania, mientras sigue su ataque por tierra, mar y aire y las milicias ucranianas le hacen frente en la capital del país y en el resto de las grandes ciudades.

¿Qué son las bombas de vacío y cómo se lanzan?

El sistema pesado TOS-1 Buratino está construido con un lanzamisiles múltiple TOS-1 montado sobre el chasis del carro de combate T-27. Contiene 24 misiles no guiados conocidos como bombas de vacío o termobáricas por su efecto termobárico o exlosivo aire-combustible (therme y baros significa arma de «calor y presión», según su etimología griega). Los proyectiles son del calibre 220 milímetros y pueden alcanzar una velocidad máxima de hasta 65 kilómetros por hora. Su lanzamiento se realiza desde una plataforma giratoria sujeta al tanque que tiene un peso de 46 toneladas.
Tanque infografia

Tanque infografiaJosé Juan Kindelan

Este sistema de lanzacohetes múltiple puede lanzar hasta 24 proyectiles en 15 segundos y arrasar un radio de 300 metros. Dicho de otro modo, la onda expansiva, si cayera en el centro del nuevo estadio Santiago Bernábeu llegaría hasta la plaza de Lima y generaría, mediante una doble detonación, una nube de combustible seguida de una explosión de fuego.

El giro de la guerra de Ucrania

La invasión relámpago, o en un abrir y cerrar de ojos, que Putin tenía prevista se ha demostrado inviable. El presidente de Rusia no está acostumbrado a perder ni un poquito y se le nota. Se percibió en su rostro cuando llamó al Gobierno ucraniano banda de «nazis» y «drogadictos».
También emergió cuando pudo más la incontinencia verbal y amenazó con sacar su arsenal nuclear. Luego salieron del Kremlin a bajar el tono y atribuir la amenaza a un arrebato del momento. Era tarde, éste Führer siglo XXI, había puesto la bala más mortífera que se conoce en la palabra más temida: nuclear. El tiempo dirá si fue un exabrupto o no pero, en cualquier caso, Moscú despliega más tropas en Ucrania y reorganiza la estrategia militar con armamento pesado.
Comentarios
tracking