Fundado en 1910

19 de julio de 2024

Palestinos en un checkpoint israelí en Cisjordania

Palestinos en un checkpoint israelí en CisjordaniaAFP

Israel recalifica como tierras estatales 800 hectáreas en Cisjordania que reclama la Autoridad Palestina

El Estado de Israel expresó su voluntad de seguir expandiendo los asentamientos israelíes en Cisjordania

El gobierno de Israel anunció el viernes la recalificación como tierras estatales de 800 hectáreas de tierra en el Valle del Jordán, en Cisjordania, coincidiendo con la visita del secretario de Estado estadounidense Antony Blinken.

Se trata de la mayor regularización de tierras en territorio palestino desde los acuerdos de paz en Oslo en 1993, según denunció la organización israelí anticolonización Paz Ahora.

Las tierras declaradas pertenecientes al Área C (zonas de Cisjordania donde Israel ejerce su soberanía absoluta) son reclamadas como palestinas por parte de la Autoridad Nacional Palestina.

Desde los acuerdos de Oslo, Cisjordania –controlada por Israel desde 1967 tras su victoria en la guerra de los Seis Días– quedó dividida en tres zonas: Área A donde la Autoridad Nacional Palestina ejerce de autoridad civil y se encarga de la seguridad. Área B, donde la Autoridad Nacional Palestina ejerce la autoridad civil pero la seguridad corresponde a las fueras israelíes. Y Área C, zonas de soberanía del Estado de Israel.

En ese sentido, el ministro israelí de Finanzas Bezalel Smotrich declaró «tierras estatales» la zona en cuestión, en el norte del Valle del Jordán.

«Algunos en Israel y en el mundo tratan de socavar nuestros derechos sobre Judea y Samaria (denominaciones bíblicas con las que Israel se refiere a Cisjordania) y el país en general, pero nosotros estamos promoviendo los asentamientos a base de trabajo duro y de forma estratégica en todo el país», argumentó Smotrich.

Los asentamientos judíos en los territorios palestinos son ilegales según la legislación internacional. Smotrich, que lidera el partido Sionismo Religioso, vive a su vez en una colonia.

Pese a las numerosas críticas en el extranjero, Israel ha venido reforzando la colonización en numerosos puntos de Cisjordania, que ahora alberga a cerca de medio millón de israelíes, en medio de una población de alrededor de tres millones de palestinos.

El propio Blinken ha criticado la expansión de la colonización como algo «contraproducente de cara a alcanzar una paz duradera» con los palestinos.

El Ministerio de Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina condenó la incorporación de las 800 hectáreas de tierras de Cisjordania al Área C israelí.

Denunció que se trata de «una continuación del exterminio y desplazamiento de nuestro pueblo de su tierra natal».

«El fracaso internacional a la hora de proteger a nuestro pueblo es complicidad y cobertura para la continua evasión del castigo por parte de Israel».

Comentarios
tracking