Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Fotografía de una cooperante de UNRWA, en la Franja de Gaza

Fotografía de una cooperante de UNRWA, en la Franja de Gaza@UNRWA

La ONU recomienda a la UNRWA que mejore su neutralidad aunque Israel no ha demostrado los vínculos con Hamás

Nada más presentarse el informe independiente, el Gobierno de Benjamin Netanyahu volvió a cargar contra la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), a la que Israel acusa de connivencia con Hamás, debe mejorar su carácter neutral en la selección y actitud de su personal, o en el uso de sus instalaciones y hasta vehículos, según el informe encargado por la ONU para mejorar su funcionamiento. El texto también indica que Israel aún debe aportar «pruebas» de que algunos de sus miembros están vinculados con «organizaciones terroristas».

Previo a la publicación del informe, el secretario general António Guterres emitió un comunicado en el que dijo que «acepta las recomendaciones» concretas contenidas en informe y encargó al comisionado general de la agencia, Phillipe Lazzarini, que prepare un plan de acción para llevarlas a cabo.

El informe, hecho público el lunes, había sido encargado a una comisión creada ad hoc y presidida por la exministra de Exteriores francesa, Catherine Colonna, después de que en enero Israel acusara a doce de sus agentes de participar en los ataques terroristas del 7 de octubre junto a Hamás.

El informe, en cualquier caso, no pone en duda que la agencia «es irremplazable e indispensable para el desarrollo humano y económico de los palestinos», señala el texto, en un mensaje indirecto a Israel, que ha abogado por terminar con la agencia misma.

Colonna precisó en rueda de prensa que su comisión no tenía por cometido verificar el caso concreto de los doce agentes de UNRWA acusados por Israel, ya que eso forma parte de otra investigación del Departamento de Asuntos Internos de la ONU, pero dijo que ella no ha visto las pruebas que podrían sustentar las acusaciones de Israel.

Las recomendaciones del esperado 'informe Colonna' buscan terminar con los problemas que afectan a su neutralidad, como son la «creciente politización entre su personal», el uso de sus instalaciones con fines políticos y hasta militares, la aparición de «contenidos antisemitas» en algunos de los manuales escolares o el uso indebido de los sindicatos por parte de los trabajadores para presionar a la dirección.

Entre las recomendaciones concretas, aparecen medidas como incrementar el número de personal internacional (no palestino) en los cuadros medios que trabajan sobre el terreno, aumentar la presencia de mujeres, mejorar la cooperación con las otras agencias de la ONU, realizar más reuniones regulares entre dirección y personal y someterse a exámenes periódicos en las sedes de la ONU de Nueva York o Ginebra.

Israel reacciona

Nada más presentarse el informe, el Gobierno de Israel cargó contra la UNRWA repitiendo acusaciones que viene profiriendo desde hace meses, como que 2.135 agentes de la organización son miembros de Hamás o de la Yihad Islámica.

«Hamás ha penetrado tan profundamente la UNRWA que ya no se puede determinar dónde acaba la UNRWA y dónde comienza Hamás», declaró un portavoz de la diplomacia israelí. «El problema con la UNRWA no es que haya unas manzanas podridas, es que se trata de un árbol podrido y venenoso cuyas raíces son Hamás», sostuvo.

Las denuncias de Israel llevaron a algunos países a suspender la ayuda financiera a la agencia, que emplea a más de 30.000 personas en toda la región donde opera.

El informe cita casos «de personal que expresa públicamente sus opiniones políticas, libros de texto del país anfitrión con contenidos problemáticos (...), sindicalistas politizados que amenazan a la dirección (de la agencia) e interrumpen las operaciones humanitarias», según el grupo independiente.

«Sobre la base de una lista de marzo de 2024 que contiene los números de identidad de los palestinos, Israel ha afirmado públicamente que una cantidad significativa de empleados de la UNRWA son miembros de organizaciones terroristas. Sin embargo, Israel aún tiene que demostrarlo», advierte el grupo.

Sobre todo teniendo en cuenta que la UNRWA, creada por la Asamblea General de la ONU en 1949, «es la columna vertebral de las operaciones humanitarias» en Gaza, según reiteró su director, Philippe Lazzarini, al Consejo de Seguridad la semana pasada, que denunció una campaña «insidiosa» para poner fin a sus operaciones.

«El desmantelamiento de la UNRWA tendría repercusiones duraderas», advirtió, sobre todo, porque «empeoraría la crisis humanitaria en Gaza y aceleraría la llegada de la hambruna».

La hambruna amenaza ya el norte del territorio palestino, donde casi 34.000 personas, en su mayoría civiles, han muerto desde el comienzo de la ofensiva israelí, según el Ministerio de Sanidad de Hamás.

Comentarios
tracking