Fundado en 1910

12 de junio de 2024

La periodista china Zhang Zhan

La periodista china Zhang ZhanAFP

Crece la preocupación por la desaparición de la periodista china que informó sobre la Covid-19

Diferentes organizaciones en defensa de los derechos humanos han denunciado que, tras su puesta en libertad, no han podido ponerse en contacto con Zhang Zhan

la periodista china Zhang Zhan fue puesta en libertad el pasado lunes, tras haber sido detenida en mayo de 2020 y haber cumplido una condena de cuatro años en prisión por informar sobre el brote inicial de la covid-19 en la ciudad china de Wuhan.

A pesar de su liberación, diferentes organizaciones en defensa de los derechos humanos, como el movimiento Weiquan, han denunciado la falta de noticias de la periodista, quien siempre se negó a aceptar los cargos que se le imputaban.

Zhan defendió, en todo momento, que sus informaciones sobre Wuhan –publicadas a través de plataformas como WeChat y otras prohibidas en el país como Twitter o YouTube– no deberían ser censuradas.

Estados Unidos se ha hecho eco de estas informaciones y a través de su portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, ha expresado su «profunda preocupación». El Departamento de Estado reiteró su petición al Gobierno chino «para que respete los derechos humanos de la señora Zhang» y ponga fin a las medidas restrictivas que enfrentan ella y todos los periodistas en ese país, lo que incluye «vigilancia, censura, acoso e intimidación».

Según Amnistía Internacional (AI), el trabajo de Zhang en Wuhan se centró en informar del acoso a otros reporteros y a familiares de víctimas del coronavirus durante el primer brote a nivel mundial de la pandemia de la covid-19.

La Fiscalía pidió una sentencia de entre cuatro y cinco años de prisión por «publicar repetidamente un gran número de informaciones falsas» y aceptar entrevistas con medios extranjeros para «exagerar maliciosamente» la situación del coronavirus en Wuhan.

Finalmente, Zhang fue condenada a cuatro años por «provocar peleas y provocar problemas», un cargo comúnmente utilizado por China para atacar a disidentes y activistas de derechos humanos.

Comentarios
tracking