Fundado en 1910

14 de julio de 2024

Un soldado ucraniano inspecciona los escombros de un misil ruso derribado en Kiev

Soldados ucranianos encontraron tecnología en restos de misiles rusosAFP

Las nuevas sanciones de EE.UU. a Rusia apuntan a la red de exportación de chips de China a Moscú

EE.UU. quiere impedir que Rusia siga empleando tecnología estadounidense en sus sistemas de guerra recibidos a través de redes fantasma, muchas de ellas con sede en China y Hong Kong

Estados Unidos ha ido un paso más allá en las sanciones a Rusia y las ha endurecido para atajar la entrega de semiconductores a las fuerzas de Moscú en Ucrania.

Las nuevas sanciones estadounidenses afectan incluso a empresas que tienen sede en China y que se ha demostrado que venden semiconductores a Rusia, informó Reuters.

El objetivo del nuevo paquete de sanciones es erosionar la capacidad de la maquinaria de guerra rusa de reponer su material de guerra dañado en combate. Los semiconductores son esenciales para los equipos de guerra modernos.

De hecho, en los primeros compases de la guerra en febrero de 2022, la falta de previsiones del alto mando ruso, que confiaban en una victoria en pocos días, llevó a una escasez grave de semiconductores.

Para paliarlo, las tropas rusas recurrieron a la rapiña en las casas saqueadas de las ciudades ucranianas, desmantelando lavadoras o neveras para reutilizar los componentes, lo que dejó la imagen del Ejército ruso, que presumía de ser la segunda potencia militar del mundo, por los suelos.

En ese sentido, el Departamento de Comercio explicó que las sanciones tenían como objeto impedir la actividad de compañías fantasma radicadas en Hong Kong empleadas para exportar semiconductores, muchos de ellos fabricados en Estados Unidos o de marcas estadounidenses, a Moscú.

Las sanciones impedirían a dichos organismos financieros acceder al sistema financiero de Estados Unidos.

Este paquete de sanciones está particularmente diseñado para impedir a la industria militar rusa acceder a software y tecnología estadounidense, que luego emplean en los sistemas de su armamento.

Las sanciones, apunta el Departamento de Estado de Estados Unidos, afectan a más de 300 individuos y organizaciones en Rusia y otros países en Asia, África y Europa.

La necesidad de estas sanciones se hizo evidente después de que las fuerzas ucranianas encontraran chips y tecnología estadounidense en sistemas militares rusos destruidos o incautados en el campo de batalla, incluidos misiles y vehículos blindados, pero también sistemas de comunicación y guerra electrónica.

Comentarios
tracking