30 de noviembre de 2022

Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander

Ana Patricia Botín, presidenta del Banco SantanderGTRES

Más Santander en México y más México en Santander: la puja por Banamex

La adquisición de Banamex colocaría al Santander como primer o segundo banco del país, destronando al BBVA

El insider mexicano Héctor Grisi será el próximo CEO del Banco Santander. Ha estado a cargo del negocio norteamericano del banco: se le atribuye el crecimiento de la clientela mexicana del banco en un 40% y beneficios récord para el grupo en EE.UU. en 2020.
El nombramiento se da en plena puja entre el Santander y bancos criollos por Banamex, la filial mexicana de Citigroup. La mexicanidad de Grisi es toda una declaración de intenciones. Santander pujará fuerte. La adquisición de Banamex colocaría al Santander como primer o segundo banco del país, destronando al BBVA.
Casualidades de la vida, a comienzos de la semana el Santander anunció inversiones por 25m en Querétaro, agregando 2600 puestos de trabajo, como primer empleador del estado industrial. Todo suma para abordar la compra de Banamex.

AMLO, el montañés

A priori, el Santander estaría vetado de hacerse con un banco con el acervo cultural de Banamex, según el principio rector de la política de AMLO: la soberanía. Soberanía energética, alimentaria, financiera…
Con todo, no hemos de subestimar el patrimonialismo y provincialismo de AMLO. Su abuelo materno emigró a México desde la provincia de Santander, en el norte de España, la cual el propio AMLO ha visitado. De ello habrá platicado con su paisana Ana Patricia Botín en sus múltiples encuentros.
«López Obrador es un montañés sin Montaña, un cántabro sin Cantabria, y un español sin España [...] Su aspecto es de español norteño, de pescador de Santoña o San Vicente de la Barquera, ganadero del Pas o de Valdáliga, incluso de segundo jefe de la policía municipal de Cabezón de la Sal o de Unquera», así lo retrató Alfonso Ussía.

Rivales formidables

Frente al Santander, el brazo financiero de Carlos Slim, Inbursa, así como el magnate minero Germán Larrea –muy vascongado apellido y segunda fortuna del país– ya han enviado sus ofertas por Banamex, en lo que promete ser el deal del sexenio, si no la década, en México. También se atreve Mifel, el decimoctavo banco del país por activos, dirigido por Daniel Becker, quien encabeza la Asociación de Bancos de México.

Banorte es el mejor posicionado

El mexicano Banorte es el mejor colocado por las sinergias derivadas de su tamaño y cuota de mercado, descontando que será una decisión muy política.
Credit Suisse dijo en enero que Banorte podría permitirse ofrecer un mejor precio que sus competidores, dada su escala y la posibilidad de combinar operaciones. Podría justificar un valor accionarial de hasta 0.900m, comparado a los 0.700m de Santander o $8.100m de Inbursa.
Credit Suisse recientemente actualizó su valoración, para disgusto de Citi: entre $7000m y $7300m. Las ofertas no vinculantes ya presentadas por Banorte, Santander e Inbursa estos días serían incluso menores: entre $4000m y $8000m.
Según ha aclarado Citi, su negocio de pensiones mexicano está incluido en la venta, junto a sus divisiones consumer, small business y middle-market.

Sensibilidades políticas

Las sinergias a menudo son un eufemismo para la eliminación de departamentos que serían duplicativos tras una adquisición, como por ejemplo marketing. Tales despidos serían políticamente costosos para el Gobierno –sobre todo si se originan de una entidad extranjera– que en última instancia habrá de dar luz verde a la transacción.
Por no mencionar las eventuales reservas de consumidores y Comisión Federal de Competencia Económica por la concentración de mercado: si bien una combinación de Banamex y Banorte generaría un campeón nacional para la banca mexicana y el deleite de AMLO, igualaría o superaría el tamaño del BBVA.
Lo de Banamex es un asunto cercano al corazón de AMLO. Durante una de sus conferencias de prensa matutinas esta semana, recordó los entresijos adquisición de Banamex por parte de Citi en 2001, señal de que el mejor postor por Banamex tendrá que ganarse su simpatía: «Recuerdo como en un mitin de 2006, Claudio X. González [el empresario organizador de la coalición opositora Va por México] cuestionó mi oposición a la venta de Banamex por aquel entonces. Me opuse porque no pagaron impuestos.»
«Banamex fue vendido a Citi por 2.000m y no pagaron un centavo en impuestos. Es legal pero es inmoral. Si hubiera sido al revés, Banamex comprando Citi, Banamex hubiera pagado $3.000m en impuestos en EEUU. Y ahora de repente Claudio X. González emerge como el líder de la sociedad civil contra nosotros…recibe financiamiento de EE. UU. para ir contra nosotros. Ese es el líder de la oposición», afirmó AMLO.
Comentarios

Más de El Debate en América

tracking