29 de enero de 2023

Buenos Aires celebración Mundial

Celebración en Buenos Aires por la victoria en el Mundial de FútbolAFP

El Debate en América

Argentina: el partido de un futuro incierto

El gran desafío es que el pueblo argentino se ponga a trabajar y deje la corrupción a un lado y que la justicia opere, llevando a la cárcel a esa señora que tanto daño le hizo a ese lindo país

El nuevo título obtenido por Argentina, en el reciente mundial de fútbol de Qatar, logró generar un clima de unidad interna y unos momentos de alegría para el pueblo argentino.
La tragedia que vive Argentina, fue sofocada por una alegría momentánea, la que los argentinos tratarán de hacer eterna. Como si el fútbol fuera el motor de la Nación, millones de ciudadanos gritaron y vibraron con un final de película tras un inicio complicado al perder con Arabia Saudí.
Después de una semana de festejos, el lunes que viene tendrán que volver a trabajar, a estudiar y a producir.

Es difícil olvidar que Chile ha tenido una historia de desencuentros limítrofes con Argentina, en los que ha salido siempre perjudicado

Para los chilenos que vivimos cerca de Argentina, los sentimientos fueron dobles. Por una parte, alegra ver que una Nación vecina esté feliz, aunque sea momentáneamente, y por la otra, es difícil olvidar que Chile ha tenido una historia de desencuentros limítrofes con Argentina, en los que ha salido siempre perjudicado.
Los argentinos son grandes negociadores y fueron arrinconando a Chile hacia el océano Pacífico, arrebatando territorios en distintas oportunidades. Hoy vemos un país con grandes jugadores de fútbol encabezados por el superdotado Leonel Messi, y en el otro extremo, jugadores de la política que han llevado a la Argentina a los últimos lugares del mundo en términos de confiabilidad y de reputación, a la hora de honrar sus compromisos.

La realidad es que un país no puede vivir solo del fútbol

¿Cuáles serán los efectos de este triunfo en el mundial, en la economía y en la vida diaria de los argentinos? Algunos dirán que es el momento de hablar de fútbol y no de otra cosa. La realidad es que un país no puede vivir solo del fútbol. Entenderán los argentinos que con las riquezas que el mismo Dios –que ellos dicen es argentino– les dio, no han sido capaces en tantos años de llevar a su país a niveles superiores.
¿Cómo lograr que sus habitantes se organicen de la forma que lo hacen sus jugadores en el campo de fútbol? Ojalá que el futuro de este equipo logre proyectarse en el tiempo como un buen recuerdo y no terminar como terminó Maradona, sumido en la droga y en la desesperanza. Ojalá que el éxito alcanzado sea bien administrado.

Es justo y necesario alabar el nacionalismo argentino, en torno a una única bandera y a una única nación

Los millones de argentinos en torno al obelisco de Buenos Aires y todos aquellos que viven en Europa y que repletaron el estadio de Qatar han celebrado lo logrado por un buen equipo, el cual no tenía tantas estrellas, pero sí un trabajo de equipo destacable. Es justo y necesario alabar el nacionalismo argentino, en torno a una única bandera y a una única nación.
También se debe mencionar que la mayoría de los equipos europeos estaban conformados, en algunos casos de manera mayoritaria por inmigrantes de África o nacidos en Europa, pero que jugaron por otro país.
En el caso de Argentina podemos afirmar que es una selección de argentinos. La garra estuvo en la cancha y eso se notó. Ojalá que este premio, no se transforme en la historia de aquel pobre que ganó el premio mayor de la lotería y que después en la celebración gastó más de lo que ganó y terminó peor que antes.

Los argentinos deberían aprender que solo con el trabajo duro y con el esfuerzo individual se llega lejos

Los argentinos deberían aprender, lo mismo que muchos de sus vecinos, que solo con el trabajo duro y con el esfuerzo individual se llega lejos. El fútbol no está creado para flojos. Si el jugador no entrena cada día y no lleva una vida ordenada, su futuro será infeliz. Al comparar a Messi con Maradona, creo que tanto en lo futbolístico como en lo humano, Messi es muy superior.
El gran desafío es que el pueblo argentino se ponga a trabajar y deje la corrupción a un lado y que la justicia opere, llevando a la cárcel a esa señora que tanto daño le hizo a ese lindo país.
La decisión de que los jugadores no se fueran a la Casa Rosada a saludar a su presidente, podría ser la primera señal de que el pueblo argentino –representado por sus jugadores– está empezando a pavimentar un nuevo camino.
  • Andrés Montero es columnista, autor y empresario chileno
Comentarios

Más de El Debate en América

tracking