07 de febrero de 2023

Cristina Fernández de Kirchner durante una reunión con curas y religiosos de los pobres

Cristina Fernández de Kirchner en una comparecencia pública reciente

El Debate en América

Cristina Fernández de Kirchner, jaque a la reina

Cristina ha declarado que no será candidata a nada, pero en política lo normal es decir que no serán candidatos y después lo son

Mientras el pueblo argentino se ocupaba del desempeño de su selección de fútbol en el mundial de Qatar, los jueces del Tribunal Oral Federal 2, aunque no aceptaron la acusación por asociación ilícita en contra de Cristina Fernández de Kirchner, si la encontraron responsable de una millonaria defraudación al Estado.
Los jueces Andrés Basso, Jorge Gorini -presidente- y Rodrigo Giménez Uriburu, la sentenciaron a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.
Ya ha recibido el apoyo incondicional del Presidente Alberto Fernández, su socio político, y también de varios líderes y dictadores de Iberoamérica. Los duros del peronismo están en alerta para defender a Cristina e impedir que se haga justicia en Argentina.
Cristina Fernández fue tratada con mucho «cariño» por los jueces, toda vez que no se le culpó de asociación ilícita, aunque toda la Argentina sabe que Cristina fue y es parte de grupos mafiosos que se ocupaban de saquear los recursos del fisco argentino por la vía de favorecer a través de terceros las asignaciones de construcciones de obras públicas.
La campaña de persecución que han debido sufrir los jueces honestos en Argentina es impresionante y de hacerse firme la sentencia de primera instancia, esos jueces tendrán que cuidarse mucho.
Un ex ministro y ex embajador chileno, de izquierda, le bajó el perfil a la condena, argumentando que siempre en Argentina se ha favorecido a algún sector en la asignación de obras públicas.
Es triste constatar que Argentina, un país tan bonito y con tantos recursos, no logre alcanzar el consenso necesario para condenar a los ladrones y a los falsos profetas que a través de la oratoria cautivan a una parte de la población que sigue pensando que los recursos caen del cielo y que se progresa marchando por las calles y recibiendo beneficios, más que trabajando.

La figura de Perón

Quienes hemos estado en Argentina tantas veces por turismo y trabajando, somos escépticos de que las cosas puedan cambiar para bien. El concepto de «viveza criolla» sigue muy arraigado en el pueblo.
Como han robado tantos políticos y de tantos sectores, principalmente aquellos cautivados por la figura de Perón y todos sus sub grupos de seguidores, se ha hecho un hábito robar de distintas formas.
El argentino seguidor de Cristina, parece no darse cuenta que cuando ella habla hay un trasfondo de locura y de ignorancia feroz. Habla de economía interna sin entender nada, habla de economía internacional con ejemplos pueriles y completamente desquiciados y lo más grave es que no reconoce ningún error suyo.
Empresarios chilenos con inversiones en Argentina no dicen nada, pues tienen recursos en dicho país y corren el riesgo de sufrir alguna represalia. Tampoco dicen mucho las multinacionales con inversiones en Argentina, pues con silencio cómplice, solo les interesa ganar dinero ahí.
Cristina ha declarado que no será candidata a nada, pero en política lo normal es decir que no serán candidatos y después lo son. Cristina es posible que, al igual que Lula en Brasil, se victimice y si sus seguidores se lo piden, vuelva a la carga más adelante.
Mientras tanto Argentina es cada vez más pobre, la inflación no da tregua y el Fondo Monetario Internacional seguirá siendo cautivado por el gobierno de turno, para prestarle más dinero a Argentina y tras un tiempo dejar de pagar y conseguir un descuento tras un nuevo «default».
Y así seguirá la eterna fiesta de aquellos que siguen a Perón. Cómo dice la canción: « Los muchachos peronistas, juntos unidos triunfaremos, por ese gran argentino que supo conquistar a la gran masa del pueblo, combatiendo al capital. Viva Perón, viva Perón». El estribillo actual reemplaza a Perón por Cristina.
*Andrés Montero es columnista, autor y empresario chileno
Comentarios
tracking