Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Luis Guillermo Echeverri Vélez
AnálisisLuis Guillermo Echeverri VélezEl Debate en América

Cómo están capando al sector productivo de Colombia

El problema real y de fondo, es la gran encerrona o el secuestro de todo el aparato institucional al que están sometiendo al país y su economía, sin que a los ladrones flagrantes les pase nada

Actualizada 04:30

Guerrilleros del ELN en Colombia

Guerrilleros del ELN en ColombiaDefensoría colombiana

Cuando al torete lo convierten en novillo, todo empieza por encerrarlo en un corralito. Pero lo más grave no es sólo el anuncio del «corralito financiero», aunque ese sea el sistema linfático por el que circula desde el corazón productivo toda la vida económica de Colombia.

Ojo vivo que el corralito es sólo el ámbito desde el cual quiebran o capan toda la capacidad productiva de una nación, con la gran mentira de que el Gobierno dará los créditos y luego nos va a devolver las platas, que son propiedad de los particulares que utilizan el sistema bancario.

El problema real y de fondo, es la gran encerrona o el secuestro de todo el aparato institucional al que están sometiendo al país y su economía, sin que a los ladrones flagrantes les pase nada, pues mientras el escándalo de mañana tapa el actual, se valen de una impresentable presunción de inocencia para engañar a toda la dirigencia privada que le sigue lambiendo a un gobierno autocrático y cleptócrata, y cree que todo se arreglará por arte de magia en 2026. Pero ¿saben qué? ¡Mamola! Porque eso no funciona así.

El caso económico e institucional del país no se puede seguir analizando como si se tratara de una democracia tradicional que pasa por un bache y ensaya un gobierno de izquierda, ni dando conceptos sobre si una cifra sube o baja, o si una resolución o una votación sobre un tema es puntualmente favorable o no.

Verlo de esa manera es simplemente mentirse a sí mismo, un consuelo de bobos, es caer en un síndrome de Estocolmo en medio de un secuestro institucional, cuyo rescate no tenemos con qué pagar, y que nos llevará directamente al control soberano del ELN, sus aliados de las FARC-EP en el parlamento y el M-19 («hijo educado» de las FARC-EP), que les está abriendo el camino a la toma del poder real por medio de la instauración del caos, y que luego los llevará al dominio total sobre una nación empobrecida e indefensa, así nominalmente tengamos un muñeco democrático sin mayorías contundentes, como cabeza figurativa del Estado.

Hoy el sector privado aún tiene margen de maniobra y algunas herramientas de presión frente al Estado. Pero si seguimos sumidos en el conformismo y la negación, pronto, cuando las organizaciones criminales violentas, no sean consideradas grupos terroristas bajo la falsa premisa de que sólo así se llega a la «paz total», son ellas directamente las que ejercerán el terror aduciendo legitimidad. Y ahí sí serán silenciadas a bala y de por vida, todas las voces que se atrevan a discrepar.

Adivina adivinador, pues me huele a que detrás de que los Estados Unidos sacara de la lista de naciones que auspician el terrorismo a una Cuba incendiaria, y que Gustavo Petro viajó al laboratorio Sueco a desnaturalizar, desvirtuar, deformar, tergiversar y amañar nuestra historia y a pedir sacar el ELN de la lista de organizaciones terroristas, está oculta la mano negra del nobel apaciguador y sus áulicos.

Comentarios

Más de El Debate en América

tracking