18 de agosto de 2022

La primavera y el otoño son las peores estaciones para evitar insectos

La primavera y el otoño son las peores estaciones para los insectos

Motor y conductor

Cómo evitar que la carrocería de tu coche se convierta en un cementerio de mosquitos

Los insectos que chocan contra nuestra carrocería pueden llegar a estropear algunos sensores del automóvil

En esta época del año los insectos son especialmente abundantes y molestos. Basta hacer un viaje por carretera para descubrir que nuestra carrocería se ha convertido en un verdadero cementerio de mosquitos y otras especies de difícil catalogación por su estado.
En cualquier gasolinera es habitual que encontremos junto a los surtidores un barreño lleno de agua con una gamuza de limpiar cristales. Sin duda un método infalible para que estos culícidos dípteros no afecten a nuestra visibilidad.
Pero antes de llegar a esto hay una serie de consejos que podemos dar para evitar que tengamos que limpiar la carrocería del coche constantemente.

Ojo con el color de tu coche

El color del coche es clave. Todos los insectos se sienten atraídos por los colores vivos. Es por ello que los coches de color blanco, rojo y amarillo son el objetivo preferido de este tipo de mosquitos y otros insectos que se acercan simplemente a curiosear por si se trata de una flor o similar.
Un retrovisor infectado de insectos tras un viaje por carretera

Un retrovisor infectado de insectos tras un viaje por carretera

Por otro lado, y de acuerdo con las recomendaciones del catedrático de entomología de la Universidad de Drexel, Jason Weintraub, debemos tener en cuenta otra serie de factores.
Para empezar la ruta es clave. No es lo mismo viajar por la 'estepa castellana' que hacerlo por las Lagunas de Ruidera o el Parque Natural de Doñana. En las zonas con mucha agua dulce son más habituales los insectos y mosquitos en general.
La hora es otro de los factores más importantes: el amanecer y el atardecer son las preferidas por los insectos. Por eso los pájaros salen a cazar en estos periodos. Así que es mejor procurar evitarlas.

El tipo de coche y la velocidad influyen

La época del año es también definitiva. Los insectos nacen y están más activos a partir de mayo y hasta septiembre, con el calor.
Y por último, la aerodinámica del coche y la velocidad podría afectar. Si circulamos muy rápido, los mosquitos revientan contra el frontal como huevos fritos. En cambio, si no vamos muy rápido pueden integrarse en la burbuja aerodinámica del coche sin llegar a explotar. También es cierto que la superficie frontal delantera influye de forma decisiva, no es lo mismo un deportivo bajo como un Ferrari que un camión.

Productos específicos

Existen algunos productos que pueden ayudarnos a evitar no tanto que se choque, sino a que sus tripas y sus jugos acaben formando parte de la carrocería del coche. Por un lado, podemos usar un líquido repelente de agua, hidrófobo, en el parabrisas, lo que evitará que se queden pegados. En la carrocería podemos usar ceras específicas para un tratamiento similar.
A las puertas de la conducción autónoma, algunas marcas como Ford están muy preocupadas con el efecto que pueden tener los insectos en los sensores de la carrocería.
Es por ello que ya trabajan en soluciones como chorros de aire canalizados que protegen los sensores para desviar los mosquitos antes de que choque con los mismos e incluso con chorros de limpiador como los del parabrisas delantero que actúan cuando el sensor está sucio.
Comentarios
tracking