La DGT controla elementos de la carrocería como los alerones

La DGT controla elementos de la carrocería como un simple alerón, independientemente del tipo

Hasta 4.000 euros de multa

La DGT comienza a multar a los coches con alerón

Este tipo de elementos aerodinámicos afecta tanto a la estética del automóvil como a su comportamiento, pero deben estar correctamente homologados

Para llegar al origen de esta historia habría que remontarse al año 2011, cuando películas como The Fast and the Furious o Need for Speed habían creado una generación de conductores amantes del tuning que hacían verdaderas virguerías en las carrocerías de los coches.
Tras la entrada en vigor de la conocida como la ley antituning, la mayor parte de este tipo de modificaciones de carrocería fueron prohibidas por completo, lo que significó el final de esta disciplina automovilística, que fue sustituida por carísimas preparaciones originales que los aficionados no podían permitirse.

Adiós al tuning

A día de hoy sigue vigente esta ley, que impide no solo cambios sobre la carrocería o alteraciones mecánicas de importancia sin estar homologadas, sino también reformas como la instalación de una bola de remolque.
La ley antituning marcó el fin de esta disciplina en 2011

La ley antituning marcó el fin de esta disciplina en 2011

En todos los casos el procedimiento es el mismo. Debemos hacer la reforma en un taller correctamente homologado para que nos dé un certificado que justifique que la misma está correctamente hecha. Si es un alerón debemos aportar también un certificado de homologación del mismo así como un proyecto técnico del taller que incluya fotos.

Visita a la ITV

A continuación el último trámite es pasar la ITV y presentar estos documentos, donde el alerón o la reforma que sea quedará correctamente homologada, tal y como se reflejará en la ficha técnica, dentro del apartado de observaciones.
Cualquier alerón que no esté homologado no es legal

Cualquier alerón que no esté homologado no es legal

En caso contrario la Guardia Civil puede llegar a inmovilizar el vehículo si considera que el alerón puede suponer un peligro para la seguridad vial, por ejemplo en caso esté mal fijado.

Alerones ilegales

  • Presencia de aristas cortantes
  • Supera el ancho del vehículo
  • Puede golpear a un peatón
  • Afecta a la visibilidad
  • No permite ver la tercera luz de freno
También puede quedarse en una simple multa si el alerón impide la correcta visibilidad por la luneta trasera o si tapa la tercera luz de freno, dos de los motivos más habituales. La multa puede estar entre los 400 euros y los 4.000 euros en función de las circunstancias.
Más allá de lo meramente estético los alerones pueden tener un efecto real sobre la estabilidad del vehículo, incrementando el peso sobre el eje trasero y con ello ganando tracción y adherencia.
Comentarios
tracking