13 de agosto de 2022

Martin Bangemann

AFP

Martin Bangemann (1934-2022)

El político capaz que desató la polémica en Telefónica

Su fichaje por la multinacional española cuando aún era comisario europeo terminó en denuncia

Martin Bangemann
Nació en Wanzleben (Alemania) el 15 de noviembre de 1934 y falleció en Deux-Sèvres (Francia) el 28 de junio de 2022

Martin Bangemann

Diputado entre 1972 y 1979 y entre 1987 y 1989, eurodiputado entre 1979 y 1984, desde ese año fue ministro de Economía, hasta 1988, antes de ser comisario europeo durante una década.

El 30 de junio de 1999, Telefónica anunciaba por boca de su entonces presidente, Juan Villalonga, la incorporación como consejero de la empresa del comisario europeo de Telecomunicaciones, Martin Bangemann, con unos emolumentos de cien millones de las pesetas de entonces.
La complicación surgió del hecho de que Bangemann aún permanecía en el cargo, pues el equipo del dimisionario presidente Jacques Santer seguía en funciones a la espera de ser sucedido por el del italiano Romano Prodi.
Esta pésima gestión de los tiempos desató una inmediata denuncia contra Bangemann ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea presentada por la propia comisión por conflicto de intereses: como comisario de Telecomunicaciones, el político alemán tenía autoridad sobre el sector en el que operaba Telefónica.
Dos días más tarde, Villalonga daba marcha atrás y aplazaba un año el polémico fichaje, hasta julio de 2000, una vez cumplido el periodo de carencia. Bangemann permaneció un par de años, sin pena ni gloria, en la multinacional española.
Pero su caso sirvió para regular con más severidad los conflictos de interés de los comisarios y demás altos cargos del Ejecutivo europeo.
También significó un final algo sórdido para el hijo de un cerrajero de Sajonia-Anhalt, que además se quedó huérfano de padre y madre al poco de terminar la Segunda Guerra Mundial.
Fue su tesón el que le permitió doctorarse en Derecho por la Universidad de Tübingen y abrir un bufete de abogados en Stüttgart, que dirigió hasta 1984.
En paralelo inició su militancia en la Unión de Jóvenes Liberales antes de engrosar las filas del Fdp, el Partido Liberal Alemán. De profesión liberal, afincado en provincias y perteneciente a la clase media, Bangemann cumplía a rajatabla los requisitos del votante tipo de la formación.
Su ambición, sin embargo, le exigía más, por lo que se puso a escalar peldaños, sin prisa, pero sin pausa, hasta llegar a la Secretaría General en 1974, función que asumió durante un año.
La llegada al Bundestag se había producido dos años antes, cuando la coalición del Fdp con los socialdemócratas de Willy Brandt iniciaba su andadura. Pero Bangemann hubo de esperar a la etapa del canciller democristiano Helmut Kohl para ser ministro.
Titular de la cartera de Economía y presidente del Fdp, la década de los ochenta supuso el punto álgido del poder de Bangemann, convertido en un alter ego de las dos figuras de referencia del Fdp, el ministro de Asuntos Exteriores y su antecesor en Economía, el conde Otto Lambsdorff, obligado a dimitir a raíz del caso Flick.
El anverso de la medalla fueron las dificultades que atravesaban algunos sectores de la economía alemana, como el carbón, el acero y los astilleros. El buen hacer de Bangeman supo combinar la inexorable modernización con unos costes sociales limitados.
Del Gobierno de Kohl pasó en 1989 a la Comisión Europea, primero en Mercado Interior bajo la autoridad de Jacques Delors y a partir de 1995 como titular de Industria, Información y Telecomunicaciones. Hasta que llegó la oferta de Telefónica.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking