26 de septiembre de 2022

David McCullough

GTRES

David McCullough (1933-2022)

El notario de la historia norteamericana

Las biografías de Truman y Adams de este gran narrador e investigador riguroso fueron premiadas por dos Pulitzer

David McCullough
Nació en Pittsburgh (Pensilvania) el 7 de julio de 1933 y falleció en Hingham (Massachusetts) el 7 de agosto de 2022

David Gaub McCullough

Historiador, narrador y guionista de televisión, además de sus dos Pulitzer, recibió una cuarentena de doctorados honoris causa y la Medalla de la Libertas de manos del presidente Bush en 2006.

Uno se lo piensa antes de abordar un libro de 1.120 páginas. Sin embargo, según se va avanzando en la lectura de la biografía del presidente Harry Truman escrita por David McCullough, la atracción se hace insaciable; hasta el punto de preguntarse, una vez se ha llegado al final, si no habrá una segunda parte.
Pues pocos como McCullough saben captar la atención del público al narrar, como en el caso de Truman, aspectos complejos de la trayectoria del personaje como la decisión de lanzar sendas bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, sus turbulentas relaciones con el entonces director del FBI, J. Edgar Hoover, o el polémico cese del general Douglas MacArthur en mitad de la Guerra de Corea.
McCullough combinaba, con una pericia por momentos rayana en la perfección, la veracidad de los hechos, la precisión en el lenguaje y la amplitud de la perspectiva. El resultado final es una obra rigurosa, con su lote de aportaciones novedosas –documentadas todas ellas– y un relato que da popularidad a la obra.
Baste decir que la biografía de Truman, que requirió 10 años de dedicación por parte de McCullough y que fue posteriormente llevada a la pequeña pantalla –una serie en Hbo–, permaneció 43 semanas en la lista de libros más vendido de The New York Times. Un hito al tratarse de una obra de no ficción.
McCullough repitió la operación, por así decirlo, con otro presidente de Estados Unidos, John Adams, el segundo de ellos, insuficientemente conocido por un amplio sector del gran público norteamericano.
En un principio, pensaba hacer un trabajo conjunto sobre las figuras de Adams y de Thomas Jefferson, pero terminó optando por el género biográfico clásico. Fueron necesarios, esta vez, siete años de trabajo.
Merecieron la pena: McCullough conoció, de nuevo, el éxito. Dos décadas después de su publicación, ha sido reeditada doce veces y, al igual que Truman, fue objeto de otra adaptación para Hbo.
Ni historiador estrictamente académico –era licenciado en Lengua Inglesa por Yale– ni seudohistoriador que pontifica sobre las más diversas materias en libros inanes publicados a velocidad supersónica, McCullough llegó a la investigación histórica desde el periodismo.
Un día de 1961 que investigaba en la Librería del Congreso de cara a un artículo para The American Heritage –su empleador de entonces– cayó sobre unos documentos dedicados a las inundaciones de Johnstown, acaecidas en 1889 y, hasta la fecha, las más mortíferas de la historia estadounidense con sus 2.200 muertos.
Empezó a escribir sobre el asunto sin encargo editorial alguno. Su estilo gustó en Simon and Schuster, que le encargó otro sobre el terremoto de San Francisco. Ambos alcanzaron un notable éxito de ventas.
Pero el escritor en ciernes no quería ser únicamente asociado a catástrofes –«Bad News McCullough»– y se centró en una historia sobre el Puente de Brooklyn. A este libro le siguió otro sobre el Canal de Panamá. Tan exhaustivo que el presidente Jimmy Carter le pidió consejo cuando devolvió el canal a los panameños. Tampoco se puede obviar su 1776, dedicado a los inicios de Estados Unidos.
Ni ninguno de sus libros: McCullough tuvo sus críticos, pero nadie le deslegitimó.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking