30 de enero de 2023

Cecilia Suyat Marshall

AFP

Cecilia Suyat Marshall (1928-2022)

La taquígrafa de los derechos civiles

Pasaba a máquina los escritos que sirvieron de base para acabar con la segregación

Cecilia Suyat Marshall icono
Nació el 20 de julio de 1928 en Puunene (Hawái) y falleció el 22 de noviembre de 2022 en Falls Church (Virginia)

Cecilia 'Cissy' Suyat Marshall

Hija de inmigrantes filipinos. Luchó por los derechos civiles desde 1948 hasta su muerte.

Un funcionario de la oficina de empleo de Nueva York pensó que la piel bronceada de la joven taquígrafa de origen filipino Cecilia Suyat era un elemento idóneo para ser contratada por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP). La aludida aceptó el ofrecimiento y se incorporó en 1948 –con un sueldo inicial de 35 dólares a la semana– al departamento jurídico de la entidad puntera en la lucha contra la segregación racial. Sus funciones iniciales consistían en mecanografiar escritos y tomar notas mientras los abogados ensayaban los argumentos orales.
Unas funciones que se fueron paulatinamente ampliando. Por ejemplo, le incumbió, entre otras tareas, acompañar a los funcionarios del departamento jurídico en sus viajes al sur profundo, donde se enfrentaban a una fuerte oposición local, que a veces tenía tintes amenazantes. En una ocasión viajaba en un coche cuando un pasajero le pidió a otro que abriera el maletero. Dentro había una Biblia y una pistola. Al verse amenazada, recordó que el hombre dijo: «Primero usamos la Biblia». Ese era el ambiente, para lo bueno y para lo malo, en unos Estados Unidos aún segregados.
Pero cada vez faltaba menos para acabar con ese sistema inicuo, si bien el proceso era lento. Un paso decisivo fue dado en 1954, cuando el abogado jefe de la NAACP, Thurgood Marshall, pleiteó con éxito ante el Tribunal Supremo frente al Ministerio de Educación: desde ese momento quedaba prohibida la segregación racial en las escuelas públicas de Estados Unidos. El histórico fallo supuso el inicio de la cuenta atrás de décadas de racismo institucional, y fue Suyat quien había pasado a máquina todos los documentos del caso.
La alegría duró poco para el letrado: meses después fallecía su mujer, víctima de un cáncer de pulmón. Pero al poco tiempo empezó a cortejar a Suyat, que rechazó su propuesta de matrimonio en más de una ocasión. Y no tanto por la diferencia de edad entre ambos –veinte años– como por el peligro de un matrimonio interracial estuviese mal visto en una NAACP que no veía esas uniones con buenos ojos.
Marshall se empeñó y ambos se casaron el 17 de diciembre de 1955 en una iglesia episcopal de Harlem, donde Roy Wilkins, entonces secretario ejecutivo de la Naacp llevó a la novia al altar. Martin Luther King Jr. y Rosa Parks estuvieron entre los invitados al banquete que tuvo lugar en el domicilio del matrimonio para evitar protestas públicas. Solo después se informó a los medios de las nupcias.
Desde ese momento, Cecilia Marshall fue una ama de casa que presenció el ascenso de su marido, nombrado en 1961 juez del Tribunal de Apelación del 2º Circuito de Nueva York por el presidente John Kennedy, y, en 1965 procurador general de los Estados Unidos por su sucesor, Lyndon Johnson. Este presidente le eligió dos años después para ser el primer juez de color del Tribunal Supremo. Después de su muerte, acaecida en 1993, su mujer hizo de guardiana de su memoria y de la de toda la lucha por los derechos civiles.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking