Fundado en 1910

12 de julio de 2024

El espía Francisco Paesa

El espía Francisco Paesa

Francisco Paesa (1936- 2023)

Francisco Paesa, el espía de las cien muertes y las mil estafas

Estafador, espía, comerciante de armas, relacionado con la mafia, con dictadores y con todas las formas de poder, murió, supuestamente, el pasado mayo

Francisco Paesa
Nació en Madrid el 11 de abril de 1936 y muríó en en Bois-Colombes (Francia) el 3 de mayo de 2023

Francisco Paesa Sánchez

Espía

Participó en la operación Sokoa contra ETA, que supuso un duro golpe para los terroristas, fue protagonista en la sombra del caso Roldán, el exdirector de la Guardia Civil, y fue el organizador de un golpe fallido contra Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial

Francisco Paesa Sánchez ha muerto ¿o no? Vaya usted a saber. A los 87 años. Fue un rocambolesco agente secreto de la inteligencia española, entre otras, más próximo a Anacleto Agente Secreto que a James Bond. Si tenía un problema con la legalidad, lo tuvo aún mayor con la verdad.

Dejó los estudios de ingeniero apenas comenzados y una fracasada cadena de helados para hacer negocios con el sombrío dictador de Guinea Ecuatorial, Francisco Macías. Tras la estafa huye a Suiza donde persiste en seguir timando, ahora las señoras. Allí establece contactos importantes para su nueva carrera de fingimientos, como, por ejemplo, con el traficante de armas francés Georges Starckmann, que publicó sus memorias, nada habitual en su oficio. Paesa también empieza a trabajar por aquella época para la inteligencia militar española, primero en el SECED (antecesor del CESID, previo al CNI), y a ponerse a disposición de los servicios secretos franceses en labores de contraespionaje.

En 1976 fue detenido Paesa por la Interpol en Bélgica y encarcelado en Suiza por estafador, dado que cuatro años antes, En 1972, había creado un banco, el Alpha Bank, en contra de la leyes de la república helvética que prohíben a los extranjeros tener una entidad bancaria en su país. Miles de españoles residentes en Ginebra perdieron mucho dinero, miles de francos, que pasaron a engrosar la cuenta de Paesa por medio de una sociedad instrumental constituida en las islas Caimán. Estuvo en la cárcel 15 meses antes de que, dice la leyenda, el presidente Sukarno, el revolucionario que tomó el poder en Indonesia, depositara una fianza de 20.000 francos suizos, vaya usted a saber por qué. En la siguiente imagen, se le puede ver junto a su viuda:

Fernando Paesa acompaña de Dewi Sukarno, viuda del expresidente de Indonesia, en Montercarlo en 1972

Fernando Paesa acompaña de Dewi Sukarno, viuda del expresidente de Indonesia, en Montercarlo en 1972Efe

Mediados los años 80, ahora como traficante de armas (una de esas mil caras que le atribuyó el cineasta Alberto Rodríguez 30 años después) participó en un golpe clave contra la banda terrorista ETA: les vendió dos misiles antiaéreos a la banda terrorista ETA que llevaban incorporados sensores de localización.

Gracias a esa maniobra, a priori tan sencilla y a la vez tan eficaz, la Guardia Civil asestó a la banda un duro golpe logístico: encontraron enorme zulo repleto de armamento y munición. Era una época en la que ETA mataba una media de 40 españoles al año (uno cada nueve días). En el año 1988 el juez Baltasar Garzón dictó sobre él una orden de búsqueda y captura por colaboración con banda armada y uso de identidad falsa, sin éxito.

Era un España distinta aquella, con una democracia joven y que estaba acostumbrándose al escándalo. En 1994 se vio implicado en el caso Roldán, uno de los hitos que terminó de enfangar la presidencia de Felipe González.

Su peripecia vital entró en escenarios de película. Cuentan que estafó al propio Roldán, fingió su propia muerte con documentación y esquelas falsas e incluso se le mencionó como actor principal que iba a derrocar a Teodoro Obiang, el dictador actual de Guinea Ecuatorial.

A finales de 2004, el diario El Mundo consiguió fotografiar a Paesa, convertido ya en un personaje casi en color sepia en aquella España del siglo XXI. El primer párrafo decía lo siguiente: «Francisco Paesa, el ex agente del Ministerio del Interior que entregó a Luis Roldán a las Fuerzas de Seguridad en 1995, reside en Luxemburgo y usa un pasaporte argentino a nombre de Francisco Pando Sánchez. Unas fotografías que publica el diario EL MUNDO y la investigación realizada por Antonio Rubio demuestran que el espía sigue vivo seis años después de que su hermana anunciara su muerte en Bangkok por un paro cardiaco y de que un periódico publicara su esquela».

A partir de ese día, apariciones todavía más esporádica. Una en Sierra Leona en 2011 y una entrevista en Vanity Fair en 2016. Tenía ya 80 años, siete menos con los que ha puesto fin a su particular escapada (si nadie lo desmiente).

Comentarios

Más de Obituarios

tracking