20 de enero de 2022

El astrolabioBieito Rubido

La corrupción del PSOE en las televisiones

No se explica que la televisión de todos los españoles, la que pagamos los contribuyentes, perpetrara el atentado periodístico de no vincular a Antonio Fernández al PSOE

El fin no justifica los medios y un acto de corrupción no se justifica con otro. En todo caso, debemos combatir la corrupción con tolerancia cero, venga de donde venga. Pero también tenemos que ser justos con sus protagonistas. No vale airear y amplificar solo la corrupción del PP e ignorar la del PSOE, los Pujol o el «tres por ciento» del nacionalismo catalán. Lo escribo porque ayer se conoció la sentencia de siete años de cárcel para Antonio Fernández, quien fuera consejero de Economía en la Junta de Andalucía cuando se perpetró el mayor escándalo de corrupción de España. Se malversaron nada menos que casi mil millones de euros de los parados, en la región con más paro de la UE. Pues bien, el asunto no mereció apenas eco en las televisiones que dedican horas y maratones, todavía hoy, a los cuatro trajes de Camps, causa de la que ya fue absuelto hace años. Esa asimetría moral viene a demostrar que el periodismo de España está enfermo. De lo contrario, no se explica que la televisión pública de todos los españoles, la que pagamos los contribuyentes, perpetrara ayer el atentado periodístico de no vincular a Antonio Fernández al PSOE. ¿Pedirá disculpas TVE a la ciudadanía? ¿Era ese el periodismo neutral que reclamaban en los viernes negros? ¿O simplemente era el vulgar y mezquino «quítate tú, que me pongo yo»? Que los canales privados hayan pasado de puntillas sobre esta noticia forma parte de su margen de maniobra. Que en España mayoritariamente las televisiones sean de izquierdas es culpa del PP. Pero que el periodismo público pierda, ya no la objetividad, sino la honestidad, es un problema suyo y mío, es decir, de los contribuyentes. 

Más de Bieito Rubido

Temas

Más de Opinión

tracking