16 de agosto de 2022

HorizonteRamón Pérez-Maura

Humillar al asesinado

El 13 de julio de 1936 fue asesinado el diputado José Calvo Sotelo. El PSOE estaba alineado con los asesinos. El 13 de julio de 1997 fue asesinado Miguel Ángel Blanco. El PSOE estaba alineado con las víctimas. En la conmemoración de este asesinato 25 años después, el PSOE está sostenido por los asesinos

Vamos camino de un supuesto homenaje este domingo a Miguel Ángel Blanco, la víctima de uno de los más alevosos asesinatos perpetrado por ETA. Que ya es decir. Como muy bien ha denunciado Jaime Mayor Oreja, Pedro Sánchez, que gobierna gracias a ETA, va a tener la desvergüenza de participar en el homenaje a Miguel Ángel Blanco ocupando su cargo gracias a los asesinos de Blanco. Es difícil encontrar una amoralidad mayor. Y lo que es más triste de todo ello es que el acto estará presidido por el Rey –o los Reyes–, si la Reina se ha recuperado de su Covid.
La pretensión de ETA y sus aliados, avalada por el presidente del Gobierno, es crear una equiparación. Transmitir la sensación que en la lucha contra los asesinos de ETA no había buenos y malos. Todos eran iguales. Ellos tienen la desfachatez de decir que Bildu ya no es ETA. A pesar de que su máximo dirigente real, Arnaldo Otegui, sea un etarra que ha cumplido condena por secuestrar. ETA ha ido cambiando de nombre y cartel político a lo largo de los años. Herri Batasuna (1978-2001) Batasuna (2001-2011) Sortu (2011- ) o EH Bildu (2012- ). Pero siempre era la misma cosa: ETA. Y desde 2018 son imprescindibles para formar Gobierno en España. No puede haber mayor humillación para las víctimas de ETA.
Ahora se pone al Rey en una situación imposible. A la misma persona que como Príncipe de Asturias fue a Bilbao a la última manifestación exigiendo la libertad de Miguel Ángel Blanco unas horas antes de su asesinato. El presidente del Gobierno le va a hacer presidir ahora un acto equidistante entre víctimas y asesinos.
Mañana viernes Neos, el grupo encabezado por Jaime Mayor Oreja y María San Gil, leerá un manifiesto ante el Congreso de los Diputados. Porque no podemos aceptar que todo valga. Muchas veces he recordado cómo mi amigo Pacho Santos, periodista colombiano, uno de los propietarios de El Tiempo, que después sería ocho años vicepresidente de la República con Álvaro Uribe, tuvo que exiliarse en España en un momento dado. Él, que venía de un país extremadamente violento, decía que se pasmaba ante la falta de respeto a los muertos en los atentados, de los que los medios españoles no tenían inconveniente en dar imágenes, no siempre tapados por una sábana. Este caso de Miguel Ángel Blanco es todavía peor. Esta vez se va a permitir que sus asesinos se blanqueen con una ceremonia en la que uno de los principales oradores estará allí gracias a que ETA le ha dado los votos para ejercer el cargo que ostenta. Menos mal que el alcalde de Ermua no ha tenido la desvergüenza de mantener la exclusión de Marimar Blanco, hermana del asesinado. Ella es la última esperanza de la dignidad.
Como se ha recordado en las redes en las últimas horas, el 13 de julio de 1936 fue asesinado el diputado José Calvo Sotelo. El PSOE estaba alineado con los asesinos. El 13 de julio de 1997 fue asesinado el concejal Miguel Ángel Blanco. El PSOE estaba alineado con las víctimas. En la conmemoración de este asesinato 25 años después, el PSOE está sostenido por los asesinos.
España, año de Gracia de 2022.
Comentarios

Más de Ramón Pérez-Maura

  • La rebelión de las pijoprogres

  • Los colonizadores de España

  • perezmaura
  • La caída del bufón

  • Contra el lenguaje inclusivo

  • Napoleonchu, ese estadista

  • Últimas opiniones

    tracking