18 de agosto de 2022

HorizonteRamón Pérez-Maura

Los colonizadores de España

Con la cantidad de errores que ha cometido el Partido Popular en materia de medios de comunicación, tanto con Aznar como con Rajoy, no es verosímil que vuelva a hacerlo con una empresa como Prisa. Dos veces en la misma piedra, no

Diálogo –aproximado– en una conversación escuchada este lunes en un centenario club madrileño en el centro de la ciudad. Conversan un exministro español, un expresidente de un gran país hispanoamericano que tiene también la nacionalidad española, un importante empresario del sector cementero de ese mismo país y un periodista local. Atribuir frases a uno u otro tiene poco sentido porque parecían compartir criterio en casi todo, aunque quizá no el mismo grado de conocimiento en cada caso.
–Aquí vamos a ver un fenómeno completamente nuevo. La colonización ahora va a ser al revés. Hay una enorme emigración de clases adineradas hispanoamericanas huyendo del populismo de izquierda en Chile, en Colombia, en Perú y en tantos otros. Los que fueron colonizados van a ser ahora colonizadores en España.
–¿Por qué escogen España con este Gobierno que tenemos?
–Porque aquí hay esperanza. Y desde las elecciones de Andalucía hay la certeza de que vivimos un cambio de ciclo. Lo que más preocupaba era Podemos. Y ese es un movimiento que está muerto. La foto de la ministra y sus amigas en Nueva York, llegadas allí de compras en un avión de la Fuerza Aérea nacional, jamás sería posible en nuestro país.
–Aquí hay un peligro, y es que estos emigrantes pudientes están teniendo una consecuencia preocupante en sus pares madrileños. Están encareciendo el precio de las viviendas de lujo en Madrid. Y eso siempre tiene consecuencias negativas para algunas personas.
–Eso es un daño marginal. Aquí hay daños mucho más graves. El control mediático de la izquierda es apabullante y las gestiones para sumar a Prisa incondicionalmente se han hecho con éxito. A Joseph Oughourlian le han dado el 4 por ciento de Indra para que se forre y compense lo que está perdiendo en Prisa. Pero, eso sí, para que olvide las veleidades socialdemócratas del El País felipista.
–Cierto. Sánchez se quiere olvidar de la socialdemocracia y jugar a ser Mélenchon, el jefe de un gran movimiento de izquierda que apenas ocupe espacio de centro, pero se coma todo el podemismo.
–¿Y no se han dado cuenta de que Mélenchon ha perdido dos elecciones seguidas y esta era la tercera vez que era candidato a la Presidencia y ni siquiera llegó a la segunda vuelta? Si Sánchez cree que las elecciones las va a ganar ocupando el espacio de Podemos, a Feijóo se lo están poniendo más fácil de lo que él pudo imaginar nunca.
–Pero no se equivoquen, Oughourlian no es de izquierda. Para nada. Simplemente está intentando hacer negocios.
–Pues no sé cuántos negocios hará ni cuánto dinero ganará. Pero ha alineado a su grupo de una forma que cuando llegue ese cambio de Gobierno que anticipaba ayer hasta El País –con un sondeo mucho más moderado que los de sus competidores– no va a tener un interlocutor posible. Y con la cantidad de errores que ha cometido el Partido Popular en materia de medios de comunicación, tanto con Aznar como con Rajoy, no es verosímil que vuelva a hacerlo con una empresa como Prisa. Dos veces en la misma piedra, no.
Comentarios

Más de Ramón Pérez-Maura

perezmaura
  • La caída del bufón

  • Contra el lenguaje inclusivo

  • Napoleonchu, ese estadista

  • El furor del converso

  • La desinformación de TVE

  • tracking