Fundado en 1910

19 de abril de 2024

HorizonteRamón Pérez-Maura

El grave error que quiere cometer Feijóo

El PP no puede ser el sustituto de Esquerra, Bildu y Junts en los amores del sanchismo

Actualizada 01:25

En medio de la infinita catástrofe que vive España, de los errores políticos sin fin del actual Gobierno de la nación, de cómo se está mintiendo a la población en casi todo –si no en absolutamente todo– Feijóo parece tener una idea en la cabeza muy preocupante. Y la cuenta a su equipo, pero no sólo a su núcleo duro. Quizá esto deba llevarle a él y a sus Bendodo, González Pons, Gamarra y otros a reflexionar respecto a dónde quieren llevar al PP.
El pasado miércoles 25 de enero Feijóo presentó la candidatura de Daniel Sirera al Ayuntamiento de Barcelona. En puridad un candidato de segunda línea, que estaba empleado como jefe de gabinete de un dirigente del partido en la Comunidad Valenciana. Comprendo que, si no hay otra cosa, esto es lo que se puede presentar. No lo criticaré. Pero esa misma noche, Núñez Feijóo cenó en Barcelona con dirigentes de su partido y personas afines –un total de cinco personas en la mesa– y confesó abiertamente que su intención es hacerle una propuesta electoral al PSOE para evitar un Gobierno con Vox. Creer que Vox es el problema no puede ser en este momento un dislate mayor. Vox puede tener planteamientos equivocados en muchas áreas. Pero está lejos de ser un problema para España. El único problema gravísimo que tiene España en esta hora es el PSOE. El Partido Socialista con el que parece que Feijóo todavía cree que se puede intentar pactar.
Crear un Gobierno con el PSOE equivale a engendrar lo que en términos políticos clásicos se llama un «Gobierno de gran coalición». Porque cabe suponer que PP y PSOE ocuparían los dos primeros puestos del resultado electoral. Cuando hay una gran coalición, quien crece es quien queda fuera de ella. Porque ésa es la oposición natural. Así llegó a ganar las elecciones en Austria la extrema derecha de Jörg Haider al Partido Popular Austriaco cuando éste y el Partido Socialista Austriaco se empeñaban en mantener una gran coalición en lugar de gobernar los populares con los llamados liberales (de extrema derecha). En cuanto formaron Gobierno se vio que, para la extrema derecha, una cosa era predicar y otra dar trigo. Y dos años después, convocaron nuevas elecciones y el Partido Popular las ganó con su mejor resultado en un cuarto de siglo.
Yo creo firmemente que el PP tiene que captar voto que proviene del PSOE. En los últimos resultados de las elecciones autonómicas en Andalucía y Madrid el PP ha obtenido números espectaculares de diputados con Vox mejorando sus propios resultados. Es decir: Vox tiene una base solidísima y el PP debe atraer votos a su izquierda. Si no, no habrá una mayoría alternativa. Pero si el objetivo es mantener a Vox fuera del Gobierno pactando con el PSOE, Núñez Feijóo se equivoca gravemente. Conseguirá engordar a Vox muy por encima de sus resultados actuales. Porque hay una parte importante del electorado fiel del PP que cree que hay que ser pragmáticos y que no se puede aspirar a todo. Pero también que sería gravemente inmoral pactar con este PSOE que no es más que un partido sanchista. Sin matices. Un partido que ha pactado con todos los que quieren destruir España. Y el PP no puede ser el sustituto de Esquerra, Bildu y Junts en los amores del sanchismo. En esta hora en que tantos creen, y algunos con conocimiento de primera mano dicen, que Núñez Feijóo aspira a gobernar con el PSOE y no con Vox parece indispensable, moralmente exigible, reclamar al presidente del PP que indique cuál sería su opción preferida si ambas estuvieran al alcance de la mano. Es una pregunta legítima para cualquier votante español.
Comentarios
tracking