Fundado en 1910

24 de mayo de 2024

Cosas que pasanAlfonso Ussía

Pues... vale

No conozco a nadie de Vox cuya política mate a la gente. Conocí a Santiago Abascal cuando la ETA, hoy socia de Sánchez, intentó asesinarle a él

Actualizada 07:28

No recuerdo si fue Chesterton, Churchill, Saki o Disraeli, o ninguno de los cuatro, el que dijo que el periodismo consistía en publicar el fallecimiento de Lord Donaldson para que leyeran la triste noticia decenas de miles de lectores que no sabían quién era Lord Donaldson. Más o menos. A mí me ha ocurrido en alguna ocasión. «¿Sabes? Ha muerto Jeremías Puig. Lo he leído en El País». «Y quién era?»; «que no sepas quién era Jeremías Puig dice mucho de tu incultura. Es el autor de la canción reivindicativa El Campo es de todos y hay que rogarle al gesto que adopte un semblante de tristeza trascendente.»
Sir Alec Guinness ensayaba sus gestos de pesadumbre en los entierros. Acudió a las inhumaciones de muchos londinenses a los que no conocía de nada. «Cuando no conoces al muerto y su familia agradece tu dolor, quiere decir que he protagonizado una gran escena». También se da entre los vivos. Hace setenta años apenas había famosos. Y la gente los conocía. Ministros, futbolistas, toreros, y los más cultos, a don Ramón Menéndez-Pidal. En la actualidad los famosos se cuentan por centenares de miles, y es harto complicado conocerlos a todos.
He visto en un vídeo la actuación y oído sus palabras de un tipo que algo tiene que haber hecho para ser invitado a una tertulia política en una cadena de televisión. Se llama Benjamín Prado. Ignoraba su existencia. Benjamín Prado, probablemente cobijado tras el Muro, ha dicho que Puigdemont no ha matado a nadie, en tanto que las políticas de Vox sí matan a la gente. Sus palabras se me antojan, además de gravísimas, de una nauseabunda falsedad. Un tipo despreciable. Y dada mi ignorancia acerca de su persona, he averiguado que Benjamín Prado es un empleado de Atresmedia y Planeta en La Sexta, además de poeta y novelista español, nacido en Madrid, autor de las novelas Vinagre y Rosas y Lo niego todo, y padre de una chica que responde al bello nombre de Dylan Teresa Prado Rosenvinge. Ahí está el dato cultural. Dylan Teresa.
Antes de mis averiguaciones, he intentado hacer memoria, pero la memoria me ha fallado. No se puede memorizar lo que no existe o se ignora su existencia. Por su aspecto, podría ser un futbolista retirado, un solista de flauta, un politólogo del sistema, el jefe de un equipo ciclista que compite en la Vuelta a España o un tío de Jenni Hermoso. Pero no. Resulta que es poeta y novelista, además de portavoz de calumnias e injurias.
No conozco a nadie de Vox cuya política mate a la gente. Conocí a Santiago Abascal cuando la ETA, hoy socia de Sánchez, intentó asesinarle a él. A Santiago Abascal, no a Benjamín Prado. Y a su padre. Al padre de Santiago Abascal, y no al padre de Benjamín Prado y abuelo de Dylan Teresa. Vox puede gustar o no, pero no ha hecho ni dicho nada que merezca la injusta acusación de violencia. Defender la Constitución de 1978 no es un acto de violencia, al menos hasta ahora. La mayoría de dirigentes y personas afiliadas a Vox que he tenido la suerte de conocer, algunos cesantes como Iván Espinosa de los Monteros y Macarena Olona, y otros en activo, jamás me han hecho pensar que sus políticas incitan a matar a la gente, como afirma Prado. In video veritas.
Ahora entiendo los motivos de sus invitaciones y presencias en debates de algunas cadenas de televisión. Como no sintonizo con esos canales, no tenía ni puñetera idea de quién es y a qué se dedica Benjamín Prado. Es muy probable que Vox, no el golpista Puigdemont, le pida explicaciones ante un tribunal. Porque Vox ha defendido siempre la independencia de los jueces, última reserva de nuestra democracia.
Poeta y novelista. Al fin he sabido de su dedicación. Y además, un infectado mentiroso.
Comentarios

Más de Alfonso Ussía

  • Vocaciones erradas

  • Prioridades

  • Los catarros

  • El nacimiento de Semiónov

  • Dolorosas

  • tracking