27 de enero de 2023

Cartas al director

Tsunami italiano

La victoria de G. Meloni ha desatado un tsunami político en Europa. Socialistas, comunistas y dirigentes europeos han mostrando una actitud antidemocrática y una falta de respeto a los italianos, al cuestionar su decisión en las urnas. Meloni militó en el Movimiento Social Italiano, pero desde los 18 años milita en un partido integrado por Democristianos y Liberales. Una evolución natural, que también han mostrado políticos españoles, como Revilla, presidente de Cantabria, que era falangista a los 30 años, y ocupó puestos directivos en el sindicato vertical franquista.
Los italianos han votado sin complejos, porque estaban hartos de unos políticos que viven a espalda de los ciudadanos, que están más preocupados por la capa de ozono que por las facturas de luz, que emplean dinero público en trivialidades, como el estudio de la gallina valenciana o del lenguado senegalés.
El germen de la agitación tiene sus raíces en la izquierda europea que ha conseguido seducir a los burócratas comunitarios y han dejado en sus manos el manejo de los entresijos de la Unión. En España también se han sumado al griterío, sin mirarse al espejo, dirigentes que comparten Gobierno con la extrema izquierda, como la ministra de Hacienda Montero, y dirigentes con cargos en el partido comunistas, como la vicepresidenta Díaz, comunismo que ha causado 100 millones de muertos a través de la historia.
Comentarios
tracking