09 de diciembre de 2022

Cartas al director

Despierta, España

España no es sólo un trozo de territorio o una bandera a la que honrar. España es la casa de todos los españoles y el destino para todos nosotros y no podemos dejar que nos la arrebaten ni que la priven de libertad. Parte de los problemas que nos ocurren son por la falta de una identidad cultural propia, por un inocente pasotismo del español de a pie ante las mentiras de la clase dirigente, por una irresponsable falta de unión y, por supuesto, por la falta del conocimiento de lo que significa, precisamente, España.
En todos los países se alzan sus banderas con orgullo, y se defienden y protegen con honor y valor por su ciudadanía. La bandera y la patria es de todos, pertenezcan a la ideología que pertenezcan.
¿Por qué aquí llaman puta a una anciana por llevar una bandera roja y gualda? ¿Por qué alguien está pensando que soy un «facha» por escribir esto?
El nuevo orden mundial engloba un dictatorial y feroz capitalismo, liderado por los grandes magnates mundiales, que pretende aprovecharse del irracional y fantasioso pensamiento de la criminal doctrina comunista, para que ésta controle movimientos, pensamientos y acciones de las comunidades, es decir, que sea el verdugo de las libertades individuales de las personas. Los adeptos, actuando a sus órdenes y dictados se beneficiarán mucho de ello, consiguiendo cubrir los primeros puestos en los escalafones sociales de cada territorio (antes nación) y dirigirán a cada uno de ellos hacia una pobreza social, enmascarada de «bienestar» en la que los que los individuos que puedan crear riqueza o que trabajen con alto rendimiento deban ceder gran parte de su salario al Estado para que éste, a su vez, lo distribuya en parte al vago y al maleante que, con tal de no trabajar, se conforma con una «paguita» mensual del Estado.
La llamada Agenda 2030, que en España tiene Ministerio propio recaído, como no podía ser de otra forma, sobre una vicepresidencia comunista, con el falso objetivo de conseguir un mundo más «igualitario y saludable», objetivo que ya en 2016 se ponían sobre la mesa, y para los que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hacía sus predicciones que volvieron a recordarse en el Foro Económico Mundial (WEF) celebrado en Davos en 2020 con especial protagonismo de una frase:
«En 2030 no tendrás nada y serás feliz».
Para conseguir su objetivo aquí, a los de «arriba» les interesa que nuestro pueblo esté dividido, que confiemos y traguemos con sus mentiras, que ignoremos quiénes somos y de dónde venimos, que desconozcamos qué es España, que, por supuesto, no descubramos la grandeza de los españoles en los momentos decisivos, ni que sepamos que unidos somos mucho más fuertes. Y tienen miedo, mucho miedo, a que despertemos y descubramos y comprobemos que todo es mentira.

Más cartas al director

Comentarios
tracking