05 de julio de 2022

De Finisterre a Jerusalén: «antes de ver a Jesús quería pasar a saludar a Pedro»

Carlota le ha pedido al Papa que bendiga su nariz de payaso para «llevar la alegría de Dios»RR

De Finisterre a Jerusalén: «Antes de ver a Jesús quería pasar a saludar a Pedro»

Carlota, una peregrina a Tierra Santa, le ha pedido al Papa que bendiga su nariz de payaso para poder «llevar la alegría de Dios» a todos los rincones

Carlota Valenzuela acaba de llegar a Roma. Viene de Finisterre, un pueblo que antaño representaba el fin del mundo conocido. Está peregrinando a Jerusalén para descubrir qué quiere Dios de ella.
Al pasar por Roma ha parado unos días para descansar, visitar a familiares y saludar al Papa. A Francisco le hizo gracia su iniciativa y que se presentara ante él con una nariz de payaso.
Carlota está contando su viaje en «Finisterre a Jerusalén», una cuenta de Instagram en la que comparte lo que está aprendiendo, habla abiertamente de su fe y pide ayuda para encontrar quien la acoja durante su peregrinación.
En su visita al Papa, Carlota le ha regalado un pequeño pasaporte donde cada mes ha escrito una lección importante. Entre otras, fiarse de Dios y hacer de la alegría su bandera. Por eso le ha pedido que bendiga su nariz de payaso.
Durante los cinco meses que lleva caminando, muchas personas le preguntan lo mismo a Carlota. Que si piensa meterse a monja. A ella le divierte la pregunta y cree que no se es mejor cristiano por tener una vocación u otra.
«Dios nos llama a cada uno de una forma personal. Entonces lo que yo intento contarle a la gente es que esto de la fe no es solo cura, monja, monje y luego la gente normal. Si no que estamos todos juntos y todos somos Iglesia. No podemos hablar de la Iglesia en tercera persona. Porque la Iglesia es primera persona, la Iglesia somos nosotros», cuenta Cartola.
Carlota comienza la segunda etapa de su viaje el 7 de junio, justo cuando cumple 30 años. Pretende llegar a Jerusalén en Navidad. Ahora recorrerá países de los que no conoce ningún idioma y cree que será una experiencia más «salvaje». Pero está tranquila porque sabe que Dios la acompaña.
Comentarios
tracking